México y Honduras se mediran en el hexagonal rumbo al mundial 2018

A un año de dar inicio la Copa del Mundo en Rusia, México y Honduras se medirán para reafirmar su boleto rumbo a la justa mundialista.

La Selección Nacional de Futbol de Honduras entrena en el estadio Mariano Matamoros previo a su encuentro contra México el próximo jueves en las eliminatorias para el Mundial de Futbol Rusia 2018. FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO.COM
La Selección Nacional de Futbol de Honduras entrena en el estadio Mariano Matamoros previo a su encuentro contra México el próximo jueves en las eliminatorias para el Mundial de Futbol Rusia 2018. FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO.COM
Netlog


La noche del 6 de septiembre del 2013, el Estadio Azteca fue de Honduras. Segunda vez en la que México se vio superado en un partido de eliminatoria mundialista, jugando como local. En menos de tres minutos, los catrachos le dieron vuelta al marcador con goles de Jerry Bengtson y Carlo Costly.


Por Alberto Aveces;
meta@heraldodemexico.com.mx

Un resultado que cimbró el camino del conjunto tricolor, con la destitución del técnico José Manuel de la Torre y el interinato de Luis Fernando Tena, que duró hasta la siguiente fecha contra Estados Unidos.

En aquel encuentro, la estrategia del colombiano Luis Fernando Suárez alcanzó el punto más alto, con un equipo al borde de la eliminación. Nunca antes pensamos en el resultado, hasta que terminó el partido, recuerda. El grupo estaba muy comprometido con la causa, consciente de que era un partido importantísimo. Ensayamos algunas cositas en Miami, donde estuvimos concentrados, comentó Suárez.

Con la derrota, el Tri quedó en el cuarto lugar de la eliminatoria, a seis puntos del líder Costa Rica. Honduras, entretanto, volvió a la vida llegando al tercero. Esa vez, el silencio en el Azteca marcó un estado de ánimo compartido, tal como había ocurrido 12 años antes frente a Costa Rica, en la primera derrota como local.

Pero no lo sentí. Cuando uno está tan metido en un partido, lo demás no lo dimensiona. Sabía que era un ambiente muy fuerte. El grupo estaba bien, haciendo las cosas correctamente. No era una situación que nos importara tanto. Si perdíamos la concentración, pensando más en el público o en el árbitro, podíamos distraernos del juego, agrega. A partir de entonces, el juego de los hondureños creció en confianza. Suárez observa un desarrollo.

Los hondureños han hecho últimamente buenas campañas en la Copa Oro y siguen reforzando a los mejores equipos del mundo, considera. Ese triunfo ante México fue uno de los puntos más altos para el proceso de los catrachos y es la recompensa a una continuidad, opina.

Todo esto viene poco a poco dándose, por el trabajo que hizo Reinaldo Rueda en un principio. Se nota que la gente va tomando confianza. Es una suma de muchas situaciones en las que el hondureño se va sintiendo más cómodo.

A casi cuatro años de distancia, el exestratega de la selección catracha subraya que los gigantes no son invencibles, por más recursos económicos que tengan.

Por supuesto que existen los gigantes, pero no son invencibles. Lo más importante de ese triunfo ante México, no fue ganarle. Fue dar un paso para la calificación al Mundial, porque ese era el objetivo. Eso fue lo que más me alegró. Lo importante de ganar en el Azteca era el paso que dábamos. Estaba buscando un bien mayor, de nada valía ganarles si no se llegaba al Mundial, concluye.


Un TRI para olvido en ese 2013:

  • Apenas a los cuatro minutos de iniciado el cotejo, todo parecía normal para el Tri, cuando Giovany dos Santos tocó para Oribe Peralta, quien empujó en el 1-0 que ovacionó el público en el Azteca.
  • A los 62 minutos y tras un dominio rutinario de México, Costly disparó de lejos y Jesús Corona soltó para el remate de Bengtson en el 1-1 increíble.
  • Al minuto 66, Costly superó la marca de Diego Reyes, para fusilar cruzado en el 1-2 histórico.

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso