Mentes vencen al tiempo

Diez mexicanas hicieron historia al ganar un torneo de más de 65 años en Europa

El próximo 23 de septiembre jugarán la etapa estatal y si califican, van al Maxibaloncesto
nacional (14-18 de noviembre en Jalisco). Foto: Especial
El próximo 23 de septiembre jugarán la etapa estatal y si califican, van al Maxibaloncesto nacional (14-18 de noviembre en Jalisco). Foto: Especial

Un avión aterriza en el Aeropuerto Internacional de Chihuahua, en la base de vuelos internacionales. Llega proveniente de la costa sur de Finlandia, con un grupo de 10 jugadoras mexicanas que, a sus más de 60 años, lograron el campeonato del mundo del maxibaloncesto, por primera vez en la historia.

En tierra, decenas de personas esperan por ellas: desde los más chicos, que son bisnietos, hasta las generaciones más grandes. Todas portan orgullosas la bandera de México. Y, en secreto, repiten cada tanto la misma frase: Somos un ejemplo. La edad es sólo un número.

Son el coro griego de este triunfo. El triunfo de la mente sobre la edad. Porque a más de nueve mil kilómetros de distancia, rivales como Alemania, Hungría, Ecuador y Chile no dejaron de dar vueltas y vueltas, ante su capacidad de jugar. Hasta Espoo, la ciudad del Mundial, llegaron 41 países y 263 equipos participantes. El último en volver fue el de ellas. Diez jugadoras que, siendo abuelas o bisabuelas, pivotearon, robaron balones y pelearon sobre la duela, como si el tiempo no importara.

Te puede interesar: ¿Qué dijo? Así fue el encuentro en spanglish entre Sergio Ramos y el chef Salt Bae: VIDEO

Sus nombres: Esperanza Escobel (68 años), Graciela Rey (71), Isabel Porras (70), Manuelita Álvarez (68), Yolanda Manzano (73), Elena Proa (70), Olga Nava (73), Leticia Andrade (67), Manuela Rey (70) y Leticia Aguilar (71), quien, después de un largo proceso, ganó la lucha contra el cáncer. La dirección técnica corre a cargo de Vanessa García, desde mediados del 2017. Y junto a ella corren, también, las ilusiones y sueños de un grupo de mujeres que se abraza a la filosofía de Deepak Chopra, uno de los escritores más influyentes de la India: Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo.

Ellas sienten que son un ejemplo, una motivación para todas las personas que creen que la edad es un límite. La declaración de Vanessa, desde Chihuahua, abre la caja secreta de Las Adelitas, en entrevista con El Heraldo de México.

No dimensionan todo lo que han generado. Cuando llegamos al aeropuerto, vimos a todas las familias, con pancartas de felicitación y de bienvenida. Es ese amor que siente un nieto por su abuelita, su bisabuela, su mamá. Sentir la emoción de que no las releguen, que las tomen en cuenta. Están agradecidas con todo México.

Algunas, las más grandes, juegan juntas desde hace más de 10 años. Entrenan en el Deportivo ISSSTE, en Chihuahua, los lunes, miércoles y viernes, y cada tres meses se hacen exámenes médicos, para seguir en actividad. En el Mundial de maxibaloncesto, los partidos llegaron a la hora y 30 minutos por promedio, con cuatro cuartos de 10 y un descanso de cinco en el medio tiempo. Dentro del equipo, también, estuvieron la nutrióloga Leslie Escudero y la psicóloga deportiva Marcela Domínguez, dos pilares del cuerpo técnico mexicano.

Ver más: Messi entre los 10 candidatos al Puskas por mejor gol: VIDEO

Después de terminar la competencia en el Nacional de Chihuahua, el año pasado, hicimos nuestra planeación. Vimos qué teníamos que trabajar, en qué nos debíamos enfocar más: si en la ofensiva, en la defensiva o en la condición física. Y trabajamos todo el año, tanto en lo táctico como en clases de aquaeróbics. Afortunadamente, todas tienen ese amor por el baloncesto. Una de ellas, Leticia Aguilar, acaba de salir del cáncer. Juega de ala, ocasionalmente de movedora. En las fotos no tiene pelo, pero sí una energía impresionante. Fue otro de nuestros motores.

El próximo 23 de septiembre, este equipo de mexicanas enfrentará la etapa estatal, para clasificar al Maxibaloncesto nacional que se jugará en Jalisco, del 14 al 18 de noviembre. Después, vendrá la eliminatoria para el Nacional del Inapam.

Estas señoras tienen más de 70 años y véanlas lo vigorosas que están, lo felices que son por hacer lo que hacen. Para ellas, la edad no es un límite. El límite está en la mente. No les importa el tiempo. La más chica tiene 67 y la mayor 73. Su mentalidad es esa, sean abuelas, mamás o amas de casa. No hay un tiempo marcado para hacer los sueños realidad.

Mientras eso ocurre, las puertas se abren en la zona de llegadas internacionales, en el Aeropuerto Internacional de Chihuahua. Entonces, las abuelas, las madres, esas señoras que hoy esconden canas en el pelo, han vuelto a casa como campeonas del mundo. El amor por vivir está de su lado.

Por Alberto Aceves

abr

¿Te gustó este contenido?