Lucas Di Grassi gana ePrix de México con espectacular final

Al inicio de la carrera, el piloto francés Nelson Piquet provocó un impacto, lo que detuvo por unos momentos la competencia

El buen desempeño que habían tenido otros pilotos se vio empañado por este duelo, que mantuvo el interés de la gente hasta el último aliento de la batería del coche de Werhlein, y cuando ésta desfalleció, el veterano Di Grassi lo adelantó con mucho arrojo. Foto: Juan Antonio de Labra
El buen desempeño que habían tenido otros pilotos se vio empañado por este duelo, que mantuvo el interés de la gente hasta el último aliento de la batería del coche de Werhlein, y cuando ésta desfalleció, el veterano Di Grassi lo adelantó con mucho arrojo. Foto: Juan Antonio de Labra

Si a Lucas Di Grassi le hubieran dicho que iba ganar por segunda vez el E-Prix en el Autódromo Hermanos Rodríguez y de una manera tan increíble, seguramente se lo hubiera tomado a broma. Pero así fue: en la última vuelta venció a Pascal Wehrlein cuando a éste se le terminó la potencia de su monoplaza, en gran medida por el enorme esfuerzo que hizo para aguantar los embates del brasileño, que le metió presión a lo largo de una prueba muy emocionante, que terminó de manera trepidante, una de las mejores que se han corrido en las cinco temporadas de la categoría de los eléctricos.

Ya desde el comienzo, el aparatoso choque que tuvo Nelson Piquet, que se montó por encima del coche de Jean Eric Vergne, provocó una bandera roja que prolongó durante mucho tiempo la inactividad de la prueba, que se reanudó casi media hora después, luego de que fue retirado el auto del brasileño y se limpió la pista.

Los comisarios de la FIA restituyeron el tiempo perdido, y al relanzar la carrera Pascal mantuvo un férreo liderato a bordo de su Mahindra, que pilotó con destreza durante varios minutos.

Pero a cada vuelta Di Grassi fue acortando la distancia hasta que le dio alcance, y los pasajes más emocionante se vivieron dentro del trazado del estadio, ahí donde la gente abarrotaba las gradas con su entusiasmo.

El buen desempeño que habían tenido otros pilotos se vio empañado por este duelo, que mantuvo el interés de la gente hasta el último aliento de la batería del coche de Werhlein, y cuando ésta desfalleció, el veterano Di Grassi lo adelantó con mucho arrojo, en un final de cardíaca que provocó una sonora ovación que retumbó en todo el Foro Sol.

Cuando cayó la bandera a cuadros, detrás de Lucas llegaron Antonio Félix Da Costa, de BMW Andretti, así como Edoardo Mortara, de Venturi, que gozaron un podio espectacular rodeados de una multitud como no se ve en ningún E-Prix del mundo.

Y mientras Di Grassi rociaba de champaña a todos los fans de Audi, allá lejos de los reflectores, Werhlein estaría rumiando su amargura al dejar escapar la primera victoria de su vida en la Fórmula E, que sólo le significó doce puntos al haber cruzado la meta en sexto lugar, además de asegurarse la superpole que le reportó tres unidades, y otro punto por haber hecho la vuelta más rápida, que no dejan de ser insípidos premios de consolación.

Ahora tendrá que esperar una mejor suerte en la siguiente prueba que se correrá en Hong Kong el sábado 10 de marzo, donde se va a celebrar la carrera número 50 en la corta y prometedora historia de una categoría que sigue creciendo.

 

 

Por Juan Antonio de Labra

jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaLISTOS. Los germanos reconocieron ayer el terreno del campo donde jugarán hoy. Foto: Reuters

Arranca el ciclo alemán