El Bambino: Babe Ruth

Es el mayor referente en la historia del beisbol, por lo que sus hazañas aún siguen presentes en la memoria de los aficionados

BABE RUTH. Elegido al Salón de la Fama del Beisbol en Cooperstown, NY, el 29 de enero de 1936. Ilustración: El Heraldo de México

George Herman Ruth, mejor conocido como Babe Ruth, era también llamado El Bambino. A sus 51 años aceptó la invitación de Jorge Pasquel, quien fuera presidente de la Liga Mexicana, a dar una exhibición en el Parque Delta de la Ciudad México, previo al juego del 30 de mayo de 1946.

Para entonces enfrentaba un cáncer de garganta que un par de años después lo venció. Fueron 18 mil aficionados los que agotaron las entradas del parque, quienes gozaron al ver en persona a aquella leyenda viviente, el cual logró conectar un lanzamiento que depositó en las gradas, ganándose así la ovación de los presentes.

Nacido en Baltimore, Maryland, de ascendencia alemana, Ruth tuvo una infancia muy complicada, llena de carencias. Debido a la poca educación recibida y a su mal comportamiento, fue enviado al orfanato católico St. Mary’s para que se hicieran cargo de él a la edad de siete años. Ahí fue donde el religioso Matthias Boutilier lo ayudó a mejorar sus habilidades.

Al cumplir 19, Jack Dunn, dueño de los Orioles de Baltimore (equipo en aquel entonces de ligas menores), lo invitó para que lo conociera, firmando así su primer contrato a principios de 1914, para comenzar su andar en los diamantes con el mítico número 3. Ya con los Orioles, sus compañeros se referían a él como el nuevo bebé de Jack; debido a esto, hasta el día de hoy así lo conocemos, como Babe Ruth.

Por problemas financieros, ese mismo año lo vendieron a los Red Sox de Boston por 25 mil dólares. Su debut fue el 11 de julio de 1914, cosechando tres Series Mundiales en las cuales combinó su bateo y pitcheo. Teniendo una de sus mejores actuaciones como lanzador el 9 de octubre de 1916 en contra de los Dodgers de Brooklyn, tirando todo el juego de 14 innings y permitiendo sólo una carrera. Él mismo impulsó, ayudando al equipo para quedarse con la victoria 2-1. Posteriormente ganó la Serie Mundial.

Fue en la temporada de 1919 donde conectó 29 home runs, convirtiéndose en un récord. Por tal motivo quería negociar un mejor contrato para la temporada de 1920, pero el dueño del equipo, Harry Frazee, que a su vez era productor teatral, pasaba por apuros económicos y creyó que venderlo le ayudaría. Así que el 26 de diciembre de 1919 vendió a Babe Ruth por 100 mil dólares a su más grande rival: los Yankees de Nueva York. Hasta hoy se cree que ha sido el peor acuerdo deportivo de toda la historia.

Boston tuvo que vivir La Maldición del Bambino, ya que no volvieron a ganar una Serie Mundial hasta el año 2004, sufriendo 86 años de sequía.

Babe Ruth comenzó así su historia con los Yankees de Nueva York, quienes no habían logrado ganar nada. Su faceta de pitcher la fue abandonando, convirtiéndose en el bateador más temido de la época.

Un momento memorable ocurrió la tarde del 30 de septiembre de 1927 en el Yankee Stadium, donde impuso la marca de más cuadrangulares en una temporada, al conectar el número 60 en contra de Tom Zachary en la baja de la octava, en cuenta de 2-1.

Jugó para los Yankees desde 1920 hasta 1934, logrando cuatro Series Mundiales. El 30 de septiembre de 1934 se despidió de esta novena.

Para el año de 1935 firmó con los Braves de Boston, siendo su último juego como profesional el 30 de mayo.

Su número 3 fue retirado el 13 de junio de 1948 en el Yankee Stadium, la casa que él mismo construyó. Falleció el 16 de agosto de 1948.

POR ADALBERTO VALENCIA

abr

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.