Las Tigres silencian el Azteca

El América pagó caro sus fallas cuando tenía el partido controlado, y las campeonas salieron con vida de la capital

CERTERA. Jacqueline
Ovalle (14) empató el duelo en la recta final. Foto: MEXSPORT
CERTERA. Jacqueline Ovalle (14) empató el duelo en la recta final. Foto: MEXSPORT

Los errores del América le costaron doble. Después de irse arriba en el marcador, de manejar el partido y generar las jugadas más peligrosas en ataque, las Águilas permitieron la reacción de Tigres con dos desatenciones defensivas y dejaron abierta la serie final de la Liga MX Femenil.

Los goles de Diana González (43′) y Casandra Cuevas (71′) acercaron al cuadro americanista a su primer objetivo: llevarse el triunfo en el juego de ida. La recompensa parecía segura. Pero, de pronto, vinieron los errores. Primero con un autogol de Julieta Peralta (72′), en un lanzamiento desde tiro de esquina, y luego con una mala salida de Alexandra Gutiérrez, que capitalizó con acierto Jacqueline Ovalle (83′).

La prueba del corazón de las campeonas felinas, además del empate, radica en los 23 encuentros que suman sin perder desde el 22 de abril, cuando sucumbieron por última vez contra las Águilas, precisamente en el Estadio Azteca. Siete meses después, las circunstancias se dieron para ellas. Con el parcial de 2-2, que silenció a El Coloso de Santa Úrsula, su siguiente misión será definir las cosas en casa, con un lleno garantizado en el Estadio Universitario, que reportó boletos agotados para el choque.

No con poca presión, las jugadoras americanistas trataron de enmendar sus errores con un tercer tanto. No lo lograron. No sólo porque su goleadora, Lucero Cuevas, lució desconectada la mayor parte del tiempo. Sino, además, porque la zaga regiomontana despertó y mantuvo a raya cualquier embate de las delanteras rivales.

Una carga de aliento llegó desde la tribuna. A pesar de ser un día atípico para una final de futbol, los aficionados llenaron más de la mitad de los asientos del escenario capitalino. Incluso retumbó por momentos el: ¡Vamos, vamos América!, que tantas veces ha empujado al equipo varonil en momentos complicados. Sin embargo, no tuvo efecto en el marcador final del duelo.

Este Tigres es un equipo felino en todo sentido y proporción de la palabra. Parecía rendido, con las ideas revueltas y, por encima de ello, se negó a perder, silenció al Azteca y al final salió con vida de la jaula. Ahora, ante su gente, en un Volcán que suele ser un hervidero, tendrá la oportunidad de dar la vuelta olímpica, el próximo sábado por la noche, para lograr el bicampeonato que confirmaría el dominio de una escuadra que pretende mantenerse en la cima de la Liga MX Femenil.

 

Por ALBERTO ACEVES

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaAlfredo Harp Helú

Doble play; Padres de San Diego se llevan también el segundo