La terna, por encima del ganado

El mexicano Leo Valadez, el español Diego Carretero y el francés Andy Younes poco pudieron mostrar en la Feria de San Isidro

FOTO EFE. El novillero mexicano Leo Valadez, en el décimo noveno festejo de la Feria de San Isidro
FOTO EFE. El novillero mexicano Leo Valadez, en el décimo noveno festejo de la Feria de San Isidro

La sosería de la novillada de Montealto lidiada este martes en Madrid, dio al traste con las buenas intenciones de una terna internacional encabezada por el mexicano Leo Valadez, que bosquejó un variado toreo de capote y algunos detalles sueltos, pero sin llegar a remontar una tarde complicada, en la que tampoco sus compañeros de cartel, el español Diego Carretero, y el francés Andy Younes, pudieron mostrarse.

Porque esas embestidas flojas y deslucidas que tuvieron los de Montealto, ciertamente dejaron mucho que desear, sobre todo porque se trata de una ganadería que ha dado buenos resultados en los últimos años en esta plaza a pesar de haber sido formada hace poco tiempo. Pero no pudo ser.

Al final, los pasajes más meritorios del festejo los firmó Carretero con el quinto, un novillo de pelo melocotón que era muy basto de hechuras, y con el que el torero de Albacete fue aparatosamente volteado cuando intentaba abrochar la faena con unas arriesgadas bernadinas.

Ese momento hizo despertar al público, que estaba molesto y se percibía un ambiente enrarecido, con protestas exageradas a la colocación de Valadez con el primer novillo de la tarde, al que dio algunos pases templados pero sin demasiado ajuste, luego de haber comenzado de manera espectacular, de rodillas, en los medios, donde dio varios redondos con aguante.

La faena al cuarto fue intermitente, y sin material para sobresalir. No obstante, el hidrocálido se mostró más decidido y dio algunos naturales de buen trazo y varios muletazos de pecho impecables. En ambos casos no estuvo fino con la espada, otro factor a la contra.

Merece destacar de su actuación la variedad capotera que desplegó tanto en sus quites como en los demás novillos donde debía intervenir. Por ahí fluyó con donaire una crinolina en un quite combinado, así como gaoneras y chicuelinas de buen corte, pobre balance de una tarde intrascendente para un torero que debe aplicarse con mayor intensidad si quiere escalar peldaños en la profesión.

Como sí lo hizo Carretero, por ejemplo. El albaceteño tiene buen corte y un valor importante, además de chispa en los instantes difíciles, como fue ése ante el quinto ejemplar o los otros detalles de temple y buen toreo que dejó con el segundo, aunque en ambos casos sin poder redondear debido al poco fuelle de los de Montealto.

Younes también se afanó en agradar pero pasó de puntillas en dos actuaciones eficaces y discretas en las que buscó torear con pulso y suavidad, sobre todo al sexto. Pero esos efímeros destellos de toreo supieron a poco.

Con esta se cumple la segunda comparecencia de un torero mexicano en la presente Feria de San Isidro, y ahora habrá que esperar hasta el jueves 8 de junio, fecha en la que Joselito Adame regresa al coso venteño tras haber cortado una valiosa oreja el pasado 27 de mayo. Ojalá que la corrida de Alcurrucén reseñada para esa tarde, brinde buen juego como ya lo hizo la ganadería de la familia Lozano el 25 de mayo.

FICHA
Madrid, España.- Plaza de Las Ventas. Vigésimo festejo de la Feria de San Isidro. Dos tercios de entrada en tarde calurosa. Novillos de Montealto, desiguales en hechuras y de poco juego en su conjunto. Pesos: 528, 461, 499, 460, 505 y 520 kilos. Leo Valadez (sangre de toro y oro): Silencio tras aviso en ambos. Diego Carretero (grana y oro): Silencio y ovación con algunas protestas. Andy Younes (lila y oro): Silencio en su lote. Destacaron en banderillas Morenito de Arles e Ismael González, que saludaron.

Por: Juan Antonio de Labra

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaCarla Salcedo, mediocampista nacida en la Ciudad de México, escribe su propia historia como integrante de los “Hammers” del West Ham United

Carla Salcedo, constructora de sueños