La chorcha

Qué bueno que asiste público nuevo a grandes eventos deportivos, pero su comportamiento deja qué desear

La chorcha

En las últimas semanas asistimos a los toros, el golf y el tenis. La Plaza México, el Club Chapultepec y el Estadio Princess Mundo Imperial de Acapulco, sitios ideales, emblemáticos, para solazarnos con lo que tanto nos gusta.

La corrida de aniversario del 5 de febrero, el campeonato golfístico con la presencia magnética de ese fenómeno que es Tiger Woods, y el tenis de alto nivel del irreverente y desparpajado campeón Kyrgios fueron grandes acontecimientos, con una importante afluencia de público y la consecuente derrama económica.

Se agradece la presencia de gente que no necesariamente es aficionada. Es la que hace las grandes entradas, la que puede regresar al año siguiente, la que activa la economía y la que permite que golf, tenis y en menor medida toros, sean negocio. Los conocedores son contados y los espectadores, numerosos. El público cazacarteles nunca va a los toros, pero se hace presente cuando la ocasión lo amerita.

Ahora, si bien se agradece su presencia, también se echa en falta un mejor comportamiento. Las mayorías toman las corridas de postín y los grandes eventos deportivos como eventos sociales para ver y dejarse ver, pero es evidente que existe poca cultura taurina, golfística y tenística.

En La México, la gente y los vendedores se movían constantemente cuando los toros aún no habían doblado.

En el tenis, muchas personas se levantaban de sus asientos y caminaban en las gradas durante los puntos. En distintos momentos, el juez de silla tenía que pedir silencio a los espectadores.

Y en el golf, el green del hoyo 17 era una chorcha. Los murmullos desconcentraban a los jugadores, a pesar de que había personal con un letrero en el que se podía leer claramente la palabra silencio.

En fin, mucho tenemos que aprender para llegar a ser una afición ejemplar.

ANIMALESCO

Cristiano Ronaldo es el amo y señor de la Champions. Marcó los tres goles de la victoria de la Juventus sobre el irreconocible Atlético de Madrid, para dejar fuera a la causa colchonera.

Fuerte como pantera, incisivo como perro de presa, depredador como un león, el goleador suele ser calificado como un animal por el público y la prensa. Así lo definió Diego Armando Maradona la noche del martes, arrastrando las palabras. Qué forma de superarse, sin haber nacido con las condiciones naturales de un Messi, por ejemplo.

Su novia Georgina Rodríguez regalaba una frase contundente: El mundo del futbol es tuyo. Y si bien es cierto que es de todos, en cierta forma le pertenece por su peso específico a nivel mundial. Llegó a 63 goles en fase definitiva de la UEFA Champions League y además empató a Claudio Pizarro como el jugador de mayor edad en marcar un triplete en esta competición (34 años y 35 días).

 

Por HERIBERTO MURRIETA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaDUDAS. Bach expuso los cambios propuestos por el COI. Foto: AFP

El boxeo retiene su sitio