Hamilton lidera las pruebas y pretende ganar en Mónaco

El británico sacó las garras y dejó atrás a todos, incluido a Max Verstappen, uno de los favoritos para ganar la carrera

Lewis Hamilton
Lewis Hamilton. Foto: Archivo Cuartoscuro

Todavía con el recuerdo de Niki Lauda muy fresco, en las calles de Monte Carlo se corrieron los primeros ensayos del Gran Premio de Mónaco, que cumple su edición número 90, pues es una de las carreras más antiguas de las que se siguen corriendo en esta magnífica sede del que el escritor Giorgio Terruzzi dijo que era un circuito en un teatro.

Y es que la proximidad de los espectaculares yates anclados en la marina, la fachada del casino, y el túnel de la piscina, son, en sí mismo, una escenografía de ensueño que otorga a esta carrera un ambiente muy especial, con la nostalgia añadida de la reciente desaparición de una leyenda del automovilismo.

Pero al margen de todo ello, y en lo estrictamente deportivo, no hay novedad en el frente, mi general: Mercedes dominó las dos primeras pruebas que aquí se corren en jueves y no en viernes, y con esto parece que Lewis Hamilton pretende rendir el mejor homenaje de todos para Lauda: recibir el singular trofeo de manos de Alberto Grimaldi, el príncipe de Mónaco, ese fervoroso entusiasta de los motores.

El británico sacó las garras y dejó atrás a todos, incluido a Max Verstappen, uno de los favoritos para ganar la carrera de su ciudad de residencia, que se quedó a 59 milésimas de segundo del británico, y sólo a 13 de Valtteri Bottas, que también rodó con gran precisión y pretende acechar al actual campeón.

De Ferrari, ni sus luces, por desgracia. Charles Leclerc llegó a más de tres décimas de segundo de distancia y Sebastian Vettel a siete. Así, imposible. De tal suerte que todo apunta a que Mercedes seguirá marcando el rumbo de un campeonato en el que ha dominado de manera aplastante, pues en la segunda tanda sí que hicieron el esperado doblete, con Bottas a 81 milésimas de Hamilton. Impresionante. Y Vettel volvió a quedar a siete décimas de distancia.

De los coches que están lejos de los tres equipos de élite, Renault, Haas, Toro Rosso y Alfa Romeo, parece que librarán una dura batalla en la media parrilla, con pilotos como Nico Hulkenberg, Kevin Magnussen, Alexander Albon y Kimi Räokkönen, respectivamente, siendo el veterano finlandés el más admirado porque está llegando a 300 Grandes Premios en su brillante palmarés, que incluye el campeonato del mundo de 2007.

Ni McLaren o Racing Point han dado nada de qué hablar, y ya no digamos Williams. El mexicano Checo Pérez, que aquí en Mónaco tiene un podio, el de 2016, acabó las PL1 en el decimosexto lugar, a casi dos segundos y medio de Hamilton, mientras que en las PL2 fue decimoquinto, bajando un segundo el tiempo de distancia con el líder. Su compañero, Lance Stroll, se quedó aún más lejos, casi al fondo de la tabla.

Parece que el RP19 de la escudería canadiense sigue sin responder a las expectativas que se tenían con la supuesta llegada de capital fresco tras la compra de Force India. Habrá que esperar, porque ahora se antoja difícil que Checo pueda ganar puntos en una carrera para la que es imperativo arrancar más adelante. Y eso no se ve que sea posible de cara a la clasificación de este sábado.

Por Juan Antonio de Labra

gzm

¿Te gustó este contenido?