Glorias del Boxeo: Oscar de la Hoya, golden boy

Campeón en seis divisiones distintas, el estadounidense logró también la medalla de oro en Barcelona 1992

USTRACIÓN: ERICK RETANA

Desde sus primeros triunfos profesionales, observando su estilo, el físico privilegiado que lo caracterizaba, su técnica. Lo que resaltaba entre las cuerdas cada vez que él las trasponía, se fijó la idea de que Oscar de la Hoya podría convertirse algún día en el mejor boxeador que hubiera existido en todas las divisiones.

Y todo indicaba que así podría ser cuando empezó a ganar peleas, a obtener títulos mundiales de distintas divisiones, a convencer a propios y extraños, particularmente a un público tan exigente como el estadounidense de que se estaba en presencia de un gran boxeador, un superdotado que venía de ganar medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, y que en cada nueva actuación mostraba notables progresos en todos los órdenes.

Sin embargo, llegó un momento, cuando aún no maduraba del todo física y pugilísticamente, en que algunos aspectos de su personalidad cambiaron, y con ellos su privilegiada condición física, y algo de la eficiencia mostrada hasta entonces.

En ese lapso perdió con Félix Trinidad y dos veces con Shane Mosley, a quienes se suponía que podría superar, pues estaba sobre ellos en técnica, facultades y en casi todo lo que es necesario para mostrarse como invencible.

Su carrera no acabó, de ninguna manera, pero sí sus progresos fueron menos evidentes y hubo de esforzarse más para continuar ganando, ascendiendo en el oficio y convirtiéndose en el mejor peleador que entonces estaba en acción.

De cualquier manera, el californiano continuó siendo la figura grande, el taquillero número uno dentro del espectáculo, y un peleador al que todos querían ver en acción.

Sin importar lo que haya sucedido, él es uno de los mejores 10 pugilistas que han existido de paja a completo, desde las épocas más remotas hasta la actualidad.

De la Hoya nació en Montebello, California, el 4 de febrero de 1973. Es un zurdo que combatió en toda su carrera, amateur y profesional, como derecho, y fue muy especial en otros aspectos, como que él dirigió personalmente su carrera. No necesitó de nadie para aceptar o rechazar compromisos no obstante que algunos mencionan a dos desconocidos, Robert Middleman y Steve Nelson, situados en los dos primeros años de acción del peleador estadounidense.

OSCAR DE LA HOYA
FECHA DE NACIMIENTO: 4 de febrero de 1973.
LUGAR: Montebello, California, EU.
DEBUT PROFESIONAL: 23 de noviembre de 1992.
ÚLTIMA PELEA: 6 de diciembre de 2008.
Miembro del Salón Internacional de la Fama del Boxeo de Canastota, NY (2014).

Oscar fue rebautizado como el Golden Boy. Conquistó seis títulos mundiales en otras tantas divisiones (superpluma, ligero, superligero, welter, superwelter y medio), este último ya en la parte final de su gran campaña, cuando ya no era el mismo superestrella que lo había conmocionado todo en su deporte.

En su momento fue el taquillero número uno de la historia, derrotó a 18 que fueron campeones del mundo, entre algunos aparecen Julio César Chávez, Pernell Whitaker, Fernando Feroz Vargas, Arturo Gatti, Héctor Macho Camacho, Ike Quartey, Miguel Ángel González y muchos más. Dio forma a un récord amateur de 223 triunfos, a cambio de cinco derrotas, y puso fuera de combate a 163 de sus adversarios. Ganó la medalla olímpica de oro en Barcelona 1992, presea que fue muy importante en su vida y la dedicó a su madre, Cecilia González de la Hoya, fallecida dos años antes.

Cuando empezó a cobrar grandes bolsas, lo cual sucedió pronto, tras su ingreso al profesionalismo, creó la Fundación Oscar de la Hoya en 1995, la que dividió en el Cancer Center Cecilia de la Hoya, el Centro Médico para Niños y la High School Oscar de la Hoya, mismos que continúan funcionando.

A lo largo de su carrera contó con los servicios de ocho de los mejores entrenadores del boxeo moderno: Roberto Alcázar, Jesús Rivero, Emanuel Steward, Gil Clancy, Floyd Mayweather Sr., Freddie Roach, Ignacio Beristáin y Angelo Dundee. Nunca se supo si tanto cambio en el gimnasio se debió a su carácter o bien a ciertos aspectos que no le agradaron de cada uno de los mencionados. El caso es que tuvo siempre a los mejores en su esquina. Fueron innumerables los reconocimientos que recibió. Entre unos cuantos citaremos que en 1965 la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos lo consideró el mejor peleador del año. En 2001 la revista The Ring (misma que compró en 7 millones de dólares seis años después) lo nombró el mejor peso ligero de la historia. Desde luego forma parte actualmente del International Boxing Hall of Fame de Canastota, NY, desde 2014.

Dentro de varios negocios que posee, el más rentable aparentemente es su firma conocida como Golden Boy Promotions, que fundó en 2002. Es en este momento es uno de los principales y más exitosos promotores en el mundo del boxeo.

Combatió profesionalmente de 1992 a 2008, y se retiró con un récord de 39 victorias; 30 de ellas por nocaut, y a cambio sufrió solamente seis derrotas.

POR VÍCTOR COTA

edp

¿Te gustó este contenido?