Festejo histórico

Todos los integrantes del cartel tocaron pelo ayer, y triunfaron durante la corrida del aniversario de la México

VERTICAL. Enrique Ponce toreó asentado y
templado al primero de su lote. Foto: PABLO ESPARZA
VERTICAL. Enrique Ponce toreó asentado y templado al primero de su lote. Foto: PABLO ESPARZA

Enrique Ponce hizo el toreo de temple, Sergio Flores y Luis David Adame el de valor, y Pablo Hermoso se entregó para que el cartel por el Aniversario 73 de la Plaza México fuera triunfal al cortarse siete orejas.

Ponce, el actual torero hispano consentido de la afición capitalina, tuvo una actuación memorable. A su primero le hizo una faena llena de calidad por ambos lados.

Los naturales fueron una pintura. Previo al embroque, Ponce le movió la muleta con un ligero abaniqueo para que el toro se encelara y tomara la tela en largos muletazos.

El colofón del trasteo fueron sus Poncinas, con flexión de una de sus piernas para dar salida al muletazo. Mató de tres cuartos de acero, perpendicular, para que el juez de plaza le concediera las dos orejas.

Con su segundo, Ponce enfrentó a un burel manso, y se le vio en maestro del toreo. Los primeros compases de la faena los hizo como un tentador. Le enseñó al toro cómo embestir y pudo cuajar tandas largas, templadas, de pitón a rabo. Con la afición entregada, Enrique no pudo coronar su trasteo y dio una vuelta al ruedo.

Luis David Adame le tumbó las dos orejas a su primero, con base en la entrega. Cuando no pudo hacer el toreo a la verónica, improvisó con un quite por gaoneras y caleserinas. Tras un quite por chicuelinas, empezó la faena con un cambio de muleta por la espalda. Su faena tuvo momentos de toreo relajado, pero también algo eléctrico. Al finalizar su trasteo fue cogido sin consencuencias por el muslo izquierdo y cortó dos orejas. Con el último de la función, Luis David poco pudo hacer y fue aplaudido.

Sergio Flores le tumbó una oreja a cada astado de su lote. Con base en valor y conocimiento de los terrenos pudo armar faenas llenas de interés y confirma que vive el mejor momento de su carrera.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza pudo haber redondeado una tarde histórica. Con el toro que debió cortar las orejas falló, y escuchó división de opiniones. Y con su segundo, se llevó una oreja.

Ponce, Flores y Adame salieron en hombros del coso.

 

FIRME. Sergio Flores volvió a demostrar que tiene calidad.

 

Por HÉCTOR JUÁREZ CEDILLO

¿Te gustó este contenido?