Fernando Alonso correrá por la triple corona del automovilismo mundial

El asturiano prefirió venir a probar suerte a Indianápolis en vez de correr el Gran Premio de Mónaco, que también se disputará el próximo domingo.

Foto @Reuters
Foto @Reuters

Una clasificación de vértigo fue la que se vivió en el óvalo de Indianápolis la tarde de hoy, a una semana de que se corra la edición 101 de las 500 Millas, una de las carreras más emblemáticas del calendario mundial de automovilismo, que este año cuenta con la participación del bicampeón de Fórmula 1, el español Fernando Alonso, un hecho que le confiere una mayor importancia.

El ganador de la pole fue el experimentado Scott Dixon, que alcanzó una velocidad promedio de 373.632 km/h al terminar las cuatro vueltas obligatorias de esta prueba que antecede a la carrera del 28 de mayo. Su velocidad más alta fue de 374.325 km/h que levantó en la primera vuelta, yendo de más a menos en las tres restantes, pero con una media que al final le dio el triunfo y también los 100 mil dólares que se entregan al vencedor.

Alonso hizo un gran papel, no obstante su novatez en una carrera a la que acudirá como debutante, y terminó en quinto lugar, apenas 1.391 segundos detrás del neozelandés, habiendo adelantado tres posiciones con respecto del día anterior, un hecho significativo.

Así que el asturiano, quinto lugar en la clasificación, largará en el lugar central de la segunda fila de la parrilla, una circunstancia muy especial para él -y a la que no está acostumbrado-, pues arrancará flanqueado por los coches de Takuma Sato y J.R. Hildebrand, que finalizaron la Fast Nine en cuarto y sexto lugares, respectivamente.

El equipo McLaren-Honda Andretti para el que corre Alonso tomó una decisión de última hora un tanto riesgosa: cambiar el motor. Y es que la telemetría de una prueba previa había referido alguna posible falla en el monoplaza de vistoso color naranja, y los mecánicos reemplazaron el motor en un tiempo aproximado de 60 minutos, algo que suele hacerse en un lapso de unas dos horas.

La otra dificultad más relevante para los demás pilotos que corrieron, fue encarar la salida de la curva 2 del legendario circuito norteamericano, donde los coches tenían que sortear el viento que recalaba en esa zona de la pista, obligándolos a rectificar la trazada para no estrellarse en el muro, que más de alguno acarició con el pontón derecho de su monoplaza.

La gran expectación que ha generado la carrera crece a la par del resultado conseguido esta tarde por Fernando Alonso, que prefirió venir a probar suerte a Indianápolis en vez de correr el Gran Premio de Mónaco, que también se disputará el próximo domingo y donde será sustituido por Jenson Button, al que McLaren ha traído del retiro.

Se trata de un sano intento de ganar esta segunda joya de la llamada Triple Corona que, además de Mónaco, se completa con la mítica carrera de las 24 Horas de Le Mans. El paso está dado. A ver si su talento -y la suerte- favorecen las ambiciones del admirado piloto asturiano.

Por Juan Antonio de Labra

Foto @Reuters; Chris Jones para www.indianapolismotorspeedway.com

 

 

 

¿Te gustó este contenido?