El nuevo “infierno”

Tras 64 años, la CDMX tendrá un inmueble de beisbol; AMLO lanzará la primera bola

De acuerdo con Víctor Bojórquez, los Diablos estarían despidiendo por última vez el Estadio Fray Nano con
un juego de exhibición ante los Bravos de León, el próximo 1 de abril. Foto: CUARTOSCURO
De acuerdo con Víctor Bojórquez, los Diablos estarían despidiendo por última vez el Estadio Fray Nano con un juego de exhibición ante los Bravos de León, el próximo 1 de abril. Foto: CUARTOSCURO

Una larga travesía de cuatro años concluye hoy, pero sólo lo hará para renovarse, tomar nuevas dimensiones y convertirse en un ciclo nuevo, uno donde los Diablos Rojos del México se establecerán en una casa propia después de 79 años desde su fundación. Este día se abrirán las puertas del Estadio Alfredo Harp Helú, inmueble que lleva el nombre de quien hizo posible dicho sueño.

En 2014, la F1 anunció su regreso a México con un nuevo trazado que partía la pista del Foro Sol, casa del equipo desde 2000. Por ello, Diablos tuvo que desalojar el inmueble, y es entonces cuando Alfredo Harp comenzó a plantear la posibilidad de un estadio propio.

Encontrar el lugar no fue nada sencillo en esta ciudad que hay tan pocos espacios. Finalmente se logró, y comenzaron a hacer las gestiones, se obtuvo el permiso y ahí empezó el sueño, relató Othón Díaz, presidente ejecutivo.

El año que Othón llegó al equipo (2015), los Diablos arribaron al Estadio Fray Nano, donde sólo se veían dos años.

 

Fuimos al Fray Nano pensando que íbamos a estar hasta 2017, en el nuevo estadio, dijo.

Sin embargo, complicaciones se prolongaron en el inmueble de la Jardín Balbuena.

No es que desde un principio hubiera un problema muy grande, sino que se iban resolviendo algunos, pero se iban presentando otros, recordó.

Incluso, el sueño de Alfredo Harp era terminar la obra en 2016, pero no se pudo.

Muchas circunstancias que hicieron que por muchos momentos la presión sobre la oficina y don Alfredo fueran bastante grandes, dijo.

Una vez colocada la estructura del techo durante el año pasado, todo comenzó a ir viento en popa.

En tono bromista, Víctor Bojórquez, mánager de los escarlatas, mencionó que con el nuevo estadio las memorias se borrarán pronto.

Ni nos vamos a acordar del Fray Nano, este es un estadio fuera de serie, dijo Bojórquez.

Desde 2000, los Diablos han peregrinado en busca de una nueva casa que reemplazara al Parque Deportivo del Seguro Social, el cual se inauguró en 1955. Ahora, la historia busca ser distinta con un domicilio propio para los pingos, en el estadio que buscará convertirse en la nueva Catedral del beisbol mexicano.

 

Por  IRVING FURLONG

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaPollock mantuvo
viva la racha de los Dodgers. FOTO: ESPECIAL

Dodgers igualan récord