El legado de Tiger Woods

Tras años sin protagonismo, Tiger regresó para levantar la expectativa en torno a su carrera

Con sólo 11 meses, su padre, Earl Woods, le regaló un putter y comenzó lo que años después sería una estrella FOTO: AP/Gregory Bull
Con sólo 11 meses, su padre, Earl Woods, le regaló un putter y comenzó lo que años después sería una estrella FOTO: AP/Gregory Bull

Tiger Woods es el golfista más popular en el mundo en los últimos 25 años. Su presencia ha provocado un interés mundial en cada golpe que ejecuta dentro de los campos de golf, cada movimiento sobre el green, que paraliza a las audiencias.

Con sólo 11 meses, su padre, Earl Woods, le regaló un putter y comenzó lo que años después sería una estrella.

A los dos años, el pequeño Woods apareció en el programa de televisión estadounidense The Mike Douglas Show junto al artista Bob Hope y cautivó con su carisma. Pegó un tiro con el driver y luego potteó; falló su primer intento de dos metros. Su papá le dijo que usaría su mullingan y a todos sorprendió cuando agarró la bola y la acercó a centímetros del hoyo. Ahí ejecutó y no falló entre las risas de los presentes.

Una década después, con sólo 12 años ya tiraba rondas en los sesenta golpes; tres años después ganó el US Junior Amateur; jugó su primer torneo profesional en calidad de aficionado a los 16 años (Nissan Open). A los 20, ya tenía el récord de tres victorias en fila dentro del US Amateur; ningún otro jugador ha repetido.

Muchas veces no pudo jugar golf en distintos campos de los Estados Unidos por su color de piel, pero le demostró al mundo que estaba listo para dominarlo.

Hoy es el segundo golfista con más victorias en la historia del PGA Tour con 80, 14 de ellos en Majors. A dos está de igualar a Sam Snead y sus 82 títulos. Es el golfista con más dinero ganado, sólo por ganancias, (115 millones 685 mil 445 dólares).

Sus ganancias rondaron el millón de dólares, pero perdió la mitad cuando se divorció de su esposa Elin Norgreden en 2010, tras uno de los mayores escándalos sexuales en el golf.

A partir de ese momento, la carrera de Woods entró en debacle. Lesiones de rodilla y espalda, fueron la constante, además de otros excesos como alcohol hicieron que aquel jugador que estuvo al frente 673 semanas del ranking mundial se viniera a pique.

Woods finalizó el 2017 en el lugar 656 del mundo, la peor posición de su carrera.

Sin embargo, gracias a los buenos resultados en 2018: una victoria (Tour Championship), dos subcampeonatos (Valspar Championship y PGA Championship), siete Top 10, 12 Top 25, lo catapultaron hasta el sitio 13 del ranking mundial.

Sólo hay que recordar el subcampeonato que logró Woods el año pasado dentro del PGA Championship, la audiencia en EU durante la ronda final del último Major, la cadena CBS aumentó un 73% por ciento, en comparación a ese mismo torneo en 2017.

Un total de 8.5 millones de personas lo siguieron por televisión, frente a los 4.9 millones cuando Justin Thomas logró el primer gran título de su carrera.

Tiger Woods atrae a los torneos muchos fans, y eso es algo bueno para el deporte y es benéfico para todos, dijo Kizzire, campeón del Mayakoba Golf Classic de 2017, el cual se juega en Playa del Carmen.

Hoy busca el título 81, un sueño que podría en México.

Por Héctor Juárez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaÍMPETU. Cristiano Ronaldo festejó así el pase de La Juve. Foto: AFP

Multa UEFA a CR7 por gesto