El legado Batocletti

El histórico felino es el pilar del proyecto femenil que conquistó el bicampeonato

Tigres femenil le agradecen su aporte a Batocletti. FOTO: Especial
Tigres femenil le agradecen su aporte a Batocletti. FOTO: Especial

No había más, tenía que ser un jugador histórico de los Tigres quien incubara en las mujeres la importancia de pisar fuerte en el naciente proyecto de la Liga MX Femenil.

Osvaldo Batocletti recibió esta encomienda y estructuró un equipo que, posteriormente, se convertiría en el más ganador de México. Bajo el mandato del mítico exmediocampista felino, las universitarias lograron su primer título al vencer en penaltis al Monterrey, en la primera final regia (2018). Un año después volvieron a coronarse ante su mayor rival, pero ya sin Bato, quien está hospitalizado porque desde hace un tiempo lucha contra el cáncer.

Antes del partido (de la final) estuve con él, y lo único que pidió fue que por favor le lleváramos la segunda estrella, contó Miguel Ángel Garza, presidente del equipo. Las mujeres le dedicaron este título a una institución como lo es Batocletti. Nos da gusto poderle llevar una camiseta con esas dos estrellas, agregó el dirigente. Ganado el trofeo del Clausura 2018, Bato dejó el banquillo felino y su lugar lo ocupó Ramón Villa Zevallos, quien le dio continuidad al proyecto femenil, llevándolo al bicampeonato. Pese a esta decisión, el ícono no se desligó del club y continuó como auxiliar técnico.

Esto va por Bato, el que siempre ha estado con nosotras desde un inicio. Sabemos que no pudo estar por más que le gustara, pero siempre nos ha estado apoyando y nos envía mensajes, confesó Katty Martínez, goleadora de las universitarias. El profe Bato es un gran personaje, es nuestro emblema y esto va por él. Es un gran ser humano y por eso nosotras decimos que es un angelito caminando, confesó Ofelia Solís, guardameta de las bicampeonas felinas.

Por Alexis Hernández 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaREVISIÓN. Los militares no descansan durante el evento. Foto: ALAN PENICHE

Es la Copa más segura