El Káiser dice adiós; Rafa Márquez se retira con Juego de Leyendas

Rafa Márquez puso punto final a su exitosa carrera con un encuentro en el que sus amistades se impusieron 2-1 sobre las leyendas mundiales

Rafael Márquez
El Káiser ha sido homenajeado en tres ocasiones. Foto Cuartoscuro

Este sábado, Rafael Márquez dijo adiós como jugador en un emotivo juego en el Estadio Jalisco, testigo de su nacimiento futbolístico y también de su última entrada a las canchas como defensa y capitán.

El Káiser ha sido homenajeado en tres ocasiones; primero con la selección mexicana, después con el Atlas y ahora con sus entrañables amigos quienes reconocen su entrañable trayectoria.

Entre leyendas, Rafa Márquez puso punto final a su exitosa carrera con un encuentro en el que sus amistades se impusieron 2-1 sobre las leyendas mundiales. Más emotivo aún, cuando una de las anotaciones provino de Santiago Márquez, hijo del eterno capitán del Tri.

No lo tenía planeado. Pero conocí la Fundación Scholas Ocurrentes, que dirige el papa Francisco, y se dio la oportunidad de este partido. Tiene un gran significado. Vinieron muchos amigos, que pude conocer en el mundo del futbol.  Y terminó siendo una fiesta. El mensaje de Rafael Márquez, el histórico capitán de la Selección Mexicana, resume  lo que fue el encuentro entre su equipo de amigos y las Leyendas Mundiales, en el Estadio Jalisco, en un amistoso que favoreció a los primeros.

Márquez, cinco veces mundialista, reunió en el campo a exfutbolistas de la talla de Marcelo Salas, Iván Zamorano, Sebastián El Loco Abreu, Juan Pablo Sorín y Claudio El Piojo López, representando diversas culturas y religiones que, con el balón en los pies, llevaron un mensaje de paz.

Dedicada a ayudar a los niños y jóvenes en su formación educativa, además de impulsar actividades culturales, Scholas Ocurrentes logró consumar otro homenaje para El Káiser, vestido de rojinegro durante el primer tiempo y con el 4 en la espalda.

En las bancas, Bora Milutinovic y Jorge Campos, uno de cada lado, engalanaron la cita dirigiendo a los equipos. La fiesta se prolongó durante 90 minutos, con algunas exfiguras a media velocidad y resintiendo el paso del tiempo.

Carteles,  abrazos, cánticos como el Olé, olé, olé, Rafa, Rafa y un espectáculo de luces blancas, cerraron la despedida de Márquez, rodeado de amigos y viejos conocidos, en un partido a beneficio de la Fundación Scholas, del papa Francisco.

Con una carrera repleta de éxitos, el zaguero michoacano volvió a divertirse en el Estadio Jalisco, donde su corazón quedó marcado por el Atlas.

Por REDACCIÓN DIGITAL EL HERALDO DE MÉXICO

¿Te gustó este contenido?