El clásico, azulcrema para hoy

Un América muy superior da el primer golpe en esta rivalidad para clasificar a semifinales; el sábado será el duelo en Liga MX

FULMINANTES. Las Águilas se dieron un festín en el Azteca. Foto: MEXSPORT
FULMINANTES. Las Águilas se dieron un festín en el Azteca. Foto: MEXSPORT

El primer golpe de la función doble del Clásico Nacional lo dio el América, que venció 2-0 al Guadalajara y avanzó a la antesala de la Final de la Copa MX, ante un Rebaño que no supo cómo encarar un duelo de matar o morir.

Ahora, el triunfador azulcrema se enfrentará a Tijuana o a Morelia en las Semifinales del certamen copero; en tanto, para el perdedor de anoche, la posibilidad del desquite llegará en dos días, pues el sábado se sostendrá otra edición de esta rivalidad, pero ahora en la Jornada 11 del Clausura 2019.

El planteamiento que lanzó de inicio José Saturnino Cardozo pecó de conservador ya que, con su línea de cinco, no logró contener los desbordes de Andrés Ibargüen y los remates de Nicolás Castillo (al 6’ y al 17’).

A los rojiblancos les apedrearon el rancho y su capacidad de reacción parecía nula. Sus únicas manifestaciones de agresión eran por la vía de un solitario Alexis Vega.

Así, la intensidad de este Clásico fue tal que arrojó jugadas ríspidas y complicadas para el silbante Francisco Chacón, quien no marcó una mano de Ronaldo Cisneros en el área del Rebaño.

El complemento tuvo una cara similar: el América picando piedra y las Chivas atrincheradas en su zona. Entonces llegó lo inevitable, tras un tiro de esquina, Bruno Valdez encontró el balón en el área chica y puso el 1-0, a los 59 minutos.

Más por obligación que por convicción, el Rebaño buscó la igualada, pero a la hora de atacar su propuesta no tuvo ingenio y dejó avanzar a su acérrimo rival a la siguiente fase, no sin antes recibir la puntilla de Nicolás Benedetti, cuando todo estaba por expirar (91’).

 

Por ALEXIS HERNÁNDEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaLARRY HOLMES
CAMPEÓN MUNDIAL
DE PESO COMPLETO. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

Larry Holmes, la izquierda más pesada del ring