Di Grassi gana en Nueva York y Vergne se corona

Lucas Di Grassi ganó la penúltima carrera de Fórmula E de la temporada, mientras que Jean Eric Vergne se coronó como campeón del mundo en Nueva York

Foto:  Juan Antonio de Labra
Foto: Juan Antonio de Labra

Lucas Di Grassi ganó la penúltima carrera de Fórmula E de la temporada, mientras que Jean Eric Vergne se coronó como campeón del mundo en Nueva York, al haber finalizado la prueba en quinto lugar, lo que le valió conseguir los puntos necesarios para vencer a Sam Bird, que era su contendiente más cercano en la tabla de pilotos.

De esta manera, el corredor galo honró a su patria el día la Revolución Francesa al convertirse en el cuarto campeón de la categoría de los coches eléctricos, que mañana disputará la última ronda de la temporada 2017-2018 en este circuito callejero de Brooklyn donde Bird terminó noveno sin poder neutralizar la significativa ventaja de 23 puntos que favorecía a Vergne.

Por su parte, el doblete que cosechó Audi Sport, a manos de Di Grassi y Daniel Abt resultó un tanto inesperado ya que ambos superaron a Sebastien Buemi, que arrancó desde la primera fila, pero al final no consiguió mantenerse y vio la bandera a cuadros en tercer lugar.

Al final de la carrera el desencanto de Abt era evidente, pues había dominado la prueba durante varias vueltas hasta que Di Grassi lo superó. De cualquier manera, el resultado favoreció al equipo alemán, que buscará afianzar su tercer lugar en un campeonato de constructores que seguramente quedará en manos de la escudería china Techeetah, que es la de Jean-Eric Vergne.

 

 

Salvo por el continuo interés acerca de la definición del campeonato de pilotos, y lo que realizaron los dos monoplazas de Audi, la carrera no tuvo batallas emocionantes, y Safety Car que apareció hacia el final, cuando Alex Lynn destrozó su Virgin, terminó de enfriar las cosas en esos últimos giros en los que no hubo sorpresas.

La ceremonia de premiación se engalanó con la presencia no sólo de los pilotos que hicieron los tres primeros mejores resultados, sino también con la del campeón 2017-2018, que estaba feliz de la vida, luciendo una bandera de Francia sobre sus hombros.

El flamante vencedor espera que la selección de futbol de su país gane la copa del mundo mañana en Rusia, cuando él esté pilotando sin presión y con una amplia sonrisa en los labios, disfrutando de las espectaculares vistas que ofrecen los rascacielos de Manhattan desde la plácida orilla de Brooklyn.

 

Por Juan Antonio de Labra / Enviado
jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaGuillermo Vázquez renunció al Veracruz por problemas en el tema salarial (Foto:  MEXSPORT)

En busca de regular los contratos