Cruz Azul: “que 20 años no es nada”

Este 7 de diciembre, Cruz Azul cumple 20 años del último título obtenido en el máximo circuito

Cruz Azul: “que 20 años no es nada”

Dos décadas, cuatro lustros: 20 años de aquel 7 de diciembre de 1997. Año con año se convierte como el compás de un doloroso tango, un tango argentino como Ángel David Comizzo, que con su patada en el rostro a Carlos Hermosillo, contribuyó a darle el último brillo al otrora equipo grande del fútbol mexicano.

El domingo 7 de diciembre de 1997, Carlos Hermosillo se disponía a cobrar un tiro penal que lo convertiría en un ícono y en el último gran héroe de un equipo.
El Grandote de Cerro Azul había entrado al cerrado duelo de la final del Invierno 97 como último recurso del entonces técnico Luis Fernando Tena para romper el empate global con el León, que llevaba la final a los tiros penales. El goleador cementero había sido operado de una fractura de costillas unos días antes y de manera increíble acababa de recibir una artera agresión por parte del portero esmeralda.

Con la sangre en el rostro y con un Comizzo, que de manera increíble no fue expulsado por Arturo Brizio, presionando, Hermosillo cobró el tiro penal y le dio a Cruz Azul el octavo título de su entonces brillante historia.

Desde ese día, Cruz Azul no ha vuelto a levantar el título del balompié azteca. Son 20 años ya de frustraciones, de ilusiones rotas, de aficiones perdidas, de burlas, de vergüenza y de dolor.

Aunque en el largo camino existen grandes momentos como la final de la Copa Libertadores contra Boca Juniors, o el paso de grandes figuras como César El Chelito Delgado, los fracasos y las derrotas de último minuto han hecho que el término cruzazulear exista y esté más vivo que nunca.

El pueblo azul se acostumbró a llorar, a ser el hazmerreir de los que incluso no son fanáticos al deporte de las patadas.

Afición fiel y noble, exigente, que ha sabido aguantar, con la esperanza de que la suerte cementera cambie con el sabio principio de José Saramago:

 

La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva

 

Y recordando, en este 2017, a Carlos Gardel: … que 20 años no es nada, que es febril la mirada errante las sombras te busca y te nombra. Vivir con el alma aferrada a un dulce recuerdo que llora otra vez, presentamos las cruzazuleadas más dolorosas en estos 20 años.

Final Invierno 1999

Cruz Azul sacó un valioso empate 2-2 del estadio Hidalgo en el partido de ida de la final contra Pachuca, pero en el partido de vuelta, las fallas de los delanteros celestes llevaron el duelo ha tiempo extra y con gol de oro -que terminaba el partido en cuanto caía- anotado por Alejandro Glaría, Pachuca conseguía su primer título en Primera División ante la incredulidad del pueblo celeste.

Copa Libertadores 2001

Cruz Azul hizo historia en este edición del torneo de clubes más antiguo del mundo. Con grandes partidos desde los octavos de final, la Máquina fue despertando el interés de toda la afición mexicana. En el camino dejó a experimentados clubes argentinos como Rosario Central y River Plate, pero la final era contra el histórico Boca Juniors. La ida en el Azteca se perdió con solitario gol de un viejo conocido, Marcelo el Chelo Delgado, pero los cementerios tuvieron los tamaños para ir a La Bombonera a igualar el marcador y propinarle una derrota al equipo de Carlos Bianchi. En tiros penales la historia del fútbol mexicano alcanzó al equipo cementero y el subcampeonato, aunque histórico, fue doloroso.

Clausura 2008

La Máquina regresó a la final del fútbol mexicano y esta vez Santos Laguna era el rival. Cruz Azul volvió a fallar en el partido de ida al perder 1-2 y en la vuelta en el desaparecido Estadio Corona, el marcador terminó igualado 1-1 dejando a los cementeros con otro subcampeonato.

Apertura 2008

Cruz Azul demostraba el poderoso plantel que tenía al clasificar nuevamente hasta la final. Ahora el Toluca del Chapo de la Torre era el último obstáculo para el ansiado título. En la ida en el Azul, Cruz Azul desaprovechó la localía y salió con un 0-2 a cuestas. En la vuelta, los Cementeros lograron el empate global y cuando decidieron ir por el partido y el campeonato, José Manuel Cruzalta se encargó de terminar (literal) con César Villaluz, que era la arma más poderosa en el ataque. En tiros penales, Toluca volvió a relegar a la Máquina al segundo lugar.

Apertura 2009

Ya era señalado como el eterno subcampeón, pero Cruz azul no quitaba el dedo del renglón y seguía sumando temporadas exitosas. Una final más, ahora Monterrey era el rival. En el duelo de ida, la Máquina cayó 4-3 en el Tecnológico. Para la vuelta en el Azul, los Rayados de Vucetich completaron la obra con un 1-2 y el título para la Sultana del Norte.

Clausura 2013

La derrota más dolorosa e increíble para Cruz Azul en una final se dio ante el odiado rival, América. En mayo de 2013, Cruz Azul aspiraba al doblete, luego de coronarse en la Copa MX.

Con gol del Chaco Giménez, Cruz Azul se fue con ventaja mínima al partido de vuelta al Azteca.

El equipo de Guillermo Vázquez jugó muy bien el partido de vuelta, Teófilo Gutiérrez aumentó la ventaja y Jesús Molina era expulsado por los azulcremas. Todo estaba servido para el gran título celeste venciendo al rival más odiado, pero en los minutos finales, Aquivaldo Mosquera acercó al América y en un tiro de esquina en tiempo agregado, Moisés Muñoz se tiro de palomita para que Alejandro Castro desviara el esférico y consiguiera, de manera increíble, el empate.

Un Cruz Azul ausente jugó el tiempo extra y en tiros penales se concretó la derrota más increíble y terminó de acuñarse el término cruzazulear.

Pero no sólo en las finales, la maldición cementera se manifiesta; han sido partidos de liga, de copa, amistosos. La han cruzazuleado con malos refuerzos, con venta de jugadores emblemáticos, con técnicos, etc.

¿Te gustó este contenido?