Cruz Azul encarrila su andar

La Máquina golea al Pachuca y suma su tercera victoria consecutiva para meterse de lleno a la pelea por Liguilla

DOBLETE. Milton Caraglio destacó ayer. FOTO: MEXSPORT
DOBLETE. Milton Caraglio destacó ayer. FOTO: MEXSPORT

En 27 segundos, Cruz Azul terminó con los planes del Pachuca. El primer gol, en el inicio del encuentro, cambió el panorama de La Máquina para llevarse la victoria. Tres puntos que lo ponen de nuevo en la zona de calificación y que marcan la pauta de su nivel futbolístico.

Porque los resultados hoy acompañan al equipo celeste en la pelea por alcanzar la Liguilla. Así quedó demostrado en sus encuentros ante el Necaxa (2-1), el Atlas (0-2) y los Tuzos (4-1), con tres triunfos consecutivos que acomodaron las cosas para la recta final.

La confianza es tal en los jugadores de La Máquina que, desde su primer ataque frente a los hidalguenses, parecieron sentirse ganadores. Por la izquierda, Yoshimar Yotún pasó para Orbelín Pineda y éste hacia Rafael Baca, que puso el primero de zurda.

Golpe de nocaut en contra del Pachuca. No sólo porque en el resto de los minutos no pudo llegar con peligro a la portería contraria; sino, sobre todo, porque la desesperación quemó también sus ideas.

Producto de ello, el colombiano Óscar Murillo cayó en la trampa de Milton Caraglio y provocó el penalti del 2-0. Así Caraglio, desde los 11 pasos, puso el cuarto en su cuenta personal este torneo y marcó distancias de los Tuzos definitivamente (25’).

El descanso ayudó en la actitud de los hidalguenses, que contaron con más ocasiones en el complemento que Cruz Azul. No obstante, un desvío de Leonardo Ulloa tras un tiro libre, de zurda, de Yoshimar Yotún, valió el 3-0 de los locales (58’).

El único momento de desconcierto de los dirigidos por Pedro Caixinha llegó con la expulsión de Pablo Aguilar. Porque, enseguida, el colombiano Edwin Cardona honró la lucha de los visitantes con un gran gol de tiro libre (73’).

Con un hombre menos, La Máquina siguió comportándose como al inicio: atacó y tomó riesgos, pero también defendió por nota. Y así, cerca del final, Édgar Méndez mandó un centro desde la banda derecha y encontró a Caraglio, para que rematara de cabeza el 4-1 (87’).

Goleada contundente de un equipo que, a pesar de la crisis y los fracasos en tiempos recientes, sigue en carrera para pelear una vez más por el título.

 

Por ALBERTO ACEVES

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaPELIGROSA. Fabiola Ibarra (11) abrió el marcador para el Atlas, en el duelo de la última jornada ante el Necaxa. Foto: @ATLASFCFEMENIL

Disputa pareja