Convierte Palacio Nacional en su ring

Andy Ruiz convive con AMLO, empresarios, y visita la Basílica

Andrés Manuel López Obrador
convivió con el campeón por un
lapso de 45 minutos, en CDMX.FOTO: ESPECIAL
Andrés Manuel López Obrador convivió con el campeón por un lapso de 45 minutos, en CDMX.FOTO: ESPECIAL

Aquel niño que hace 11 años salió de la Ciudad de México, anónimo, abatido y sin cumplir el sueño olímpico, regresó y fue recibido como un ídolo. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le abrió las puertas del Palacio Nacional, otorgándole el reconocimiento de visitante distinguido.

Por sobre todos los cetros mundiales, por encima de la fama, la presunción o la fortuna, para Andy Ruiz, la prioridad es la gratitud. El Campeón Mundial Completo visitó por vez primera la Basílica de Guadalupe y no para pedir ningún milagro, sino para elevar una oración al cielo y agradecer las bendiciones.

Le di gracias a Dios por todo lo que me ha bendecido, por ganar el Campeonato, por hacer historia, porque todos los sueños que pedí, me los di. Vendré más seguido, porque voy a ganar aún más, si ellos me dejan, comentó sonriente el púgil de 29 años de edad, quien realizó una visita guiada al interior de la Basílica y con sólo asomarse al balcón principal, los feligreses, emocionados, gritaban su nombre y le aplaudían.

Tan profunda es su devoción y su fe que, al cruzar el encordado, aquella noche del 1 de junio como retador del británico Anthony Joshua, lo primero notable en el ring fue una plegaria rodeada de rosas, tatuada sobre su pecho, pues han sido las oraciones su salvación dentro y fuera del cuadrilátero.

Oramos mucho por la victoria. En un momento perdí todo por los malos pasos que dí, hice mal las cosas, andaba en las calles y mi papá hasta me iba a buscar en las casas de los amigos para sacarme a entrenar; mi papá y el boxeo me salvaron, y gracias a Dios cambió todo, no quería vivir en las calles, quería lograr mi sueño, agregó.

Andy recibió de Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, una dotación de chocolates mexicanos, comió con Benjamín Salinas, CEO de TV Azteca, y cenó con el empresario Carlos Slim.

Hoy, Andy volverá al Comité Olímpico Mexicano, para reunirse con las nuevas generaciones que, como él, buscan un sueño; posteriormente regresará a California, con más sueños y mayor gratitud en sus maletas.

Por Katya López

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaREVISIÓN. Los militares no descansan durante el evento. Foto: ALAN PENICHE

Es la Copa más segura