Conade, atípico largo periodo

En tres décadas de existencia de la Conade el organismo ha visto de todo: desde brillos hasta puras inestabilidades

Soraya Jimenez de Mexico,(Medalla de Oro) ,durante los Juegos Olimpicos Sydney 2000,
Soraya Jimenez de Mexico,(Medalla de Oro) ,durante los Juegos Olimpicos Sydney 2000,

En 30 años de existencia, la Conade ha dado pulso a la vida del deporte mexicano. A su llegada, Ana Guevara recibe un organismo con poco desarrollo en cultura física, escaso presupuesto, la transición generacional de atletas y enfrentará dos ediciones de Juegos Olímpicos.

El 13 de diciembre de 1988 se creó el organismo. Su primer titular, el doble medallista olímpico Raúl González no contó con presupuesto hasta 1990, y en su administración, México sólo ganó una medalla: Carlos Mercenario (plata) en 50 km marcha, de Barcelona 1992; lo que causó críticas sobre la función de la Conade.

El expentatleta Ivar Sisniega, siguiente titular de Conade, tuvo un año para preparar a la delegación azteca hacia Atlanta 96, donde se repitió la historia: un bronce para Bernardo Segura en 20 km, marcha.

Pero Sisniega tuvo el siguiente ciclo para enmendar el camino: creó la Olimpiada Nacional Juvenil, y en Sidney 2000, México ganó seis preseas olímpicas; entre ellas, el primer oro femenil de Soraya Jiménez en halterofilia, pero él admitió la falta de estrategias para el deporte social.

Con un deporte mexicano en ascenso llegó Nelson Vargas a Conade. El empresario y entrenador de natación vivió un sexenio de enfrentamientos con el Comité Olímpico Mexicano, pero también de incremento presupuestal que se tradujo en el surgimiento de figuras emblema como: Ana Guevara, Belem Guerrero, Iridia y Óscar Salazar, los medallistas olímpicos de Atenas 2004. Y a la par, de la Olimpiada Nacional emergían el futuro del alto rendimiento y se creó el CNAR.

Aunque al sexenio 2006-2012, le correspondieron dos Juegos Olímpicos, Conade vivió inestabilidad al cambio de dirigente en mitad de administración: del ex futbolista Carlos Hermosillo –que incumplió a medallistas de Beijing 2008, María Espinoza, Memo Pérez, Paola Espinosa y Tatiana Ortiz, sobre la promesa de un premio de hasta 5 mdp por sus preseas–, al político Bernardo de la Garza, quien vio incrementos presupuestales a Conade y récord de cosecha olímpica: ocho podios, entre ellos el oro del futbol y la participación olímpica de un 95 por ciento de atletas que surgieron de la Olimpiada Nacional.

La última administración tuvo dos titulares y turbulencias. Primero con Jesús Mena, quien canceló los Campeonatos Mundiales de Deportes Acuáticos Guadalajara 2017 e inició un conflicto jurídico con la Federación Internacional de Natación; lanzó el programa de cultura física ‘Ponte al 100’, que no tuvo seguimiento.

En 2015 llegó Alfredo Castillo que vio reducciones presupuestal y denunció por presunto peculado a presidentes de Federaciones; México ganó cinco metales en Río 2016.

Ana Guevera llega a Conade a un año de Tokio 2020 y con prioridad presidencial en el deporte social.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaEn estos momentos, la victoria para los Diablos llegó como oxígeno puro, pues mantiene vivas sus esperanzas de conseguir un boleto a la Fiesta Grande.

La Volpe le gana al alumno y Toluca doblega al América