Cinco años sin Don José

El gremio recuerda al expresidente del CMB, quien falleció hace un lustro y dejó un gran legado

La ceremonia se llevó
a cabo en la Antigua Basílica
de Guadalupe. FOTO: EDGAR LÓPEZ
La ceremonia se llevó a cabo en la Antigua Basílica de Guadalupe. FOTO: EDGAR LÓPEZ

El cinturón esmeralda y oro del Consejo Mundial de Boxeo está a la derecha del altar en la Antigua Basílica de Guadalupe, y sobre éste reposa el retrato que mejor explica el carácter de José Sulaimán: con sus ojos radiantes y su sonrisa afable. Son cinco años sin él, pero con sus enseñanzas arraigadas en familia, amigos y el gremio boxístico del mundo, ayer se recordó al hombre que por 38 años dirigió el CMB.

Al término de la misa en su memoria, doña Marta Saldívar, su viuda, mantiene esa sonrisa honesta que con él aprendió a llevar, y extrae de sus añoranzas los más de 50 años de recuerdos de un matrimonio que creció entre el pugilismo.

El boxeo me empezó a gustar cuando éramos novios. Tuvimos dos años de noviazgo y entones me platicaba muchas cosas del boxeo. Vivíamos en Tamaulipas, y por la radio uno se enteraba de las funciones y todo. Ya casados, hubo años que escasamente estuvo un mes en todo el año: llegaba una semana y debía irse, pero siempre le tuve mucho cariño a este deporte; compartí con tantos boxeadores, que los quería yo mucho… ¡a veces tenía desayunos de más de 30 boxeadores en la casa!, recordó, entre añoranzas, doña Marta, y ávida de memorias, compartió: Un 31 de diciembre me llevó como a 70 amigos del boxeo y al día siguiente hicieron una función para ayudar a la gente que recién había padecido (por las explosiones) en San Juanico. Al otro día estaba cansadísima por hacer la cena de Año Nuevo, cuando me habla José por teléfono y me dice que venían a la casa otra vez. Mis hijos tuvieron que ir con los vecinos a pedir refrescos, porque no había nada abierto y la cena la había hecho la noche antes. Siempre era muy risueño, a todo mundo atendía, y así igualmente era en la casa.

Hace cinco años, Mauricio Sulaimán debió aminorar el dolor de perder a su padre, limpiar sus lágrimas y fortalecerse para liderar el camino del CMB.

Desde el primer día fue una combinación de hacer a un lado el tema personal y encontrar el balance. Estar en el boxeo es lo único que me mantiene en la posibilidad de estar junto a mi papá; lo siento vivo y presente; siempre lo represento y los planes que dejó los estamos llevando a cabo, expresó Sulaimán Saldívar.

Mi papá y mi mamá siempre tuvieron las puertas abiertas para atender a cualquier boxeador, fuera amateur o Mohamed Ali, y ahora es muy bonita la compañía de tantas personas que lo quieren, es una celebración de su vida, agregó el presidente del CMB.

CORRER ENTRE ROUNS

Este domingo se llevará a cabo la sexta edición de la Carrera de Campeones, que organiza el Consejo Mundial de Boxeo. En este evento, que se realizará en Paseo de la Reforma, se competirá en las distancias de 6 y 12 km bajo el lema: Defeat yourself (Supérate a ti mismo).

 

Pipino Cuevas e Ibeth Zamora.

Esta carrera es para homenajear a don José Sulaimán. Para mí es un orgullo participar; es un buen momento para reunirnos en familia, para correr o trotar. Son 12 kilómetros porque es la cantidad de rounds que se hacen en las peleas titulares de boxeo y 6k para quienes apenas empiezan a correr, expresó Ibeth La Roca Zamora, Campeona Mundial Mosca del CMB, quien participará en esta prueba.

El registro se realiza en la web del grupo Emoción Deportiva.

Junto con la mexiquense, campeona mundial en tres distintas divisiones, participarán leyendas del boxeo como Lupe Pintor, Humberto Chiquita González, Rubén Púas Olivares, Carlos Zárate El Cañas, y también Pipino Cuevas.

Encabezados por Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, los familiares acudieron a la misa in memóriam de don José.

POR KATYA LÓPEZ

¿Te gustó este contenido?