Chivas sorprende a Cruz Azul y conquista el Azteca

Pedro Caixinha volvió a quedarse sin hombres que marcaran la diferencia. Todo fue monotonía y repetición tras repetición

La mayor virtud de los dirigidos por José Saturnino Cardozo tuvo que ver con su insistencia de llevarse el triunfo. Foto: Cuartoscuro
La mayor virtud de los dirigidos por José Saturnino Cardozo tuvo que ver con su insistencia de llevarse el triunfo. Foto: Cuartoscuro

Algo detiene a Cruz Azul desde la primera jornada. La forma en la que comenzó el torneo el semestre anterior, marca una diferencia grande de lo que ha sido éste. No sólo porque La Máquina no gana ni mete goles; también, por esa falta de conjunción que han mostrado sus jugadores después de perder otra final.

Ante Chivas, un rival que fue combativo y que le arrebató el triunfo en la recta final de juego, el cuadro dirigido por Pedro Caixinha volvió a quedarse sin hombres que marcaran la diferencia. Todo fue monotonía y repetición tras repetición. La ausencia de Iván Marcone, recientemente transferido al Boca Juniors de Argentina, se hizo más evidente con el andar del partido.

Sin él, el medio campo del equipo celeste perdió equilibrio, conexión entre defensa y ataque, y entonces las sorpresas fueron imposibles. Por más ajustes que intentó Caixinha, con Orbelín Pineda, Jonathan Rodríguez y Javier Salas en la zona de creatividad, el bloque del Rebaño bajó la cortina.

Del otro lado, un par de atajadas de José de Jesús Corona mantuvieron el cero durante más de 70 minutos. Pero fue insuficiente. Porque en uno de esos arranques que caracterizan a Chivas por las bandas, Carlos Cisneros mandó un centro cruzado para Ronaldo Cisneros y éste, con un barrida, aprovechó el espacio para vencer a Corona (79′). Golpe letal de los rojiblancos.

Del Olé, olé, olé, Azul, Azul del torneo pasado, La Máquina pasó a las rechiflas y los abucheos de sus aficionados. En el ambiente, no está más esa confianza de ser un equipo imbatible en el Estadio Azteca. Mucho tuvo que ver el Rebaño, que con un gol sentenció las cosas; mas la mayor parte de responsabilidad recayó en Cruz Azul, hoy convertido en un rival predecible y lento en el medio campo.

La mayor virtud de los dirigidos por José Saturnino Cardozo tuvo que ver con su insistencia de llevarse el triunfo. Hasta el último momento lo intentaron, no obstante las dudas que sigue teniendo para encontrar los goles.

Con mayoría de rojiblancos en la tribuna, el Azteca volvió a ser de Chivas como en otras épocas. A La Máquina, mientras tanto, le queda reaccionar de inmediato y cambiar el chip de la final contra el América.

DATO

El técnico de la Selección Mexicana, Gerardo Martino, estuvo presente en el Estadio Azteca y, junto a integrantes de su cuerpo técnico, siguió las acciones del duelo entre Cruz Azul y Chivas. El Tata buscará estar presente en la mayor cantidad de sedes que componen la Primera División de la Liga MX.

Por Alberto Aceves
jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaLISTOS. Los germanos reconocieron ayer el terreno del campo donde jugarán hoy. Foto: Reuters

Arranca el ciclo alemán