Capítulo Robinson

Una leyenda del beisbol de Estados Unidos terminó sus días en México; una historia que vale la pena recordar

Robinson manejó a los Expos de Montreal en su último año de
existencia. Foto: AP
Robinson manejó a los Expos de Montreal en su último año de existencia. Foto: AP

El legado de personas como Frank Robinson, quien falleció el pasado jueves, son cosas difíciles de olvidar, más aún cuando dicha experiencia fue compartida en territorio mexicano. Específicamente en la temporada de 1977-78 cuando tomó el mando de los Tomateros de Culiacán en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), para después retirarse sin motivos aparentes.

Previo a comenzar la temporada, la directiva de los guindas buscaron un refuerzo que les permitiera regresar a la final, instancia a la que no pudieron llegar, tras perder la Semifinal ante los Cañeros de Los Mochis en cinco duelos. Robinson, para entonces, tenía un año de haber dejado los diamantes de las Grandes Ligas como jugador activo.

Sus últimos tres años en la MLB los pasó con los Indians de Cleveland, aunque su intención de dirigir ya era evidente. En 1975, se convirtió en el primer mánager de raza negra al mismo tiempo que seguía como pelotero activo.

La idea se replicó a su llegada a la capital sinaloense, donde jugó los primeros encuentros. Sin embargo, al final terminó tomando el timón de los Tomateros.

El equipo funcionaba con Frank al mando, y llegó a tener la mejor marca de la zona sur en la LMP.

Cerca de la mitad de la campaña Robinson presentó de manera inesperada su renuncia a la directiva de Culiacán, en la que aludió a que situaciones personales le impedían continuar con los guindas.

Robinson estuvo encargado de las decisiones en el terreno de juego durante 44 partidos; mismos en los que acumuló una marca de 23 ganados a cambio de 21 descalabros.

El resto fue historia. Raúl Cano tomó el mando de los Tomateros, dirigió al equipo en los playoffs para llegar a la final y tomar revancha ante los Cañeros de Los Mochis, serie que ganarían en seis juegos y coronarían con un cuadrangular de Jesús Sommers sobre Kevin Stanfield en la baja de la novena entrada cuando el partido estaba empatado sin carreras.

 

Por  IRVING FURLONG

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaPaola Pavón fue la primera mujer en jugar un torneo varonil en México. Foto: Eduardo Sánchez

Termina anhelo de Paola