Campeón vegetariano

Jahir Ocampo ganó dos oros, y en parte gracias a una dieta libre de carne

FOTO: MEXSPORT
FOTO: MEXSPORT

Hace más de 10 años, el clavadista Jahir Ocampo decidió ser vegetariano. Su nueva dieta no limitó su crecimiento, ni su potencial: mide 1.80 m, pesa casi 80 kilos y es uno de los 10 clavadistas más altos y musculosos del mundo y de ellos, el más exitoso; debutó con dos oros en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

 

Cambiar de alimentación no fue algo drástico. Empecé a cambiar mi dieta, a alejar un poco la carne de mis comidas, pero después empecé a ver que si cuidaba más lo que comía, mejoraría mi rendimiento, así que empecé a comer otras cosas y a descubrir otros sabores, comenta el atleta mexicano.

 

FOTO: MEXSPORT

Amo los clavados, casi tanto, como amo a la comida y es más bien un prejuicio creer que hay una carencia de proteínas por no comer carne; de hecho hay muchos alimentos que tienen, incluso, más proteína que la carne, como el alga espirulina y además hay recetas muy ricas que no necesitan carne, para que sepan bien y en especial que sean nutritivas, agregó.

Ocampo Marroquín inició a los 5 años la práctica en los clavados y en la adolescencia creció hasta alcanzar el 1.80 de estatura. La tendencia en los clavados son deportistas de baja estatura, que pueden ejecutar con más velocidad sus saltos, pero él se adaptó y hoy posee medallas mundiales, panamericanas y centrocaribeñas. Es la prueba de que nada es imposible. En mi caso tuve que hacer algunas adaptaciones: aún siendo vegetariano, antes tenía mucha más masa muscular y era más pesado, ahora ya bajó un poco la masa muscular y eso me permite hacer clavados más difíciles. Nada impide que logres tus metas, si en verdad quieres algo, trabaja para alcanzarlo, agregó el ahora pupilo de Ma Jin.

FOTO: MEXSPORT

En Barranquilla 2018 ganó el oro en trampolín 1 m y también en 3 m sincronizado, al lado de Rommel Pacheco, con quien ya ha escrito una larga historia internacional: un bronce en Campeonato Mundial y dos más en Copa del Mundo, con el oro panamericano; aun cuando hace 10 años, pensó en dejar la fosa.

En 2008 mi sueño era clasificar a Beijing 2008, pero me lesioné la rodilla y ya no pude hacer nada más, quise hasta debutar en futbol, pero afortunadamente en clavados me di otra oportunidad; no ha sido sencillo, pero sin duda que ha valido la pena.

Aunque debutó en los Juegos de Río 2016, hoy Jahir encamina su ruta hacia los Olímpicos de Tokio 2020. Aún no doy mi máximo y sé que ahí será mi mejor momento, quiero ser medallista olímpico y estoy trabajando muy fuerte para lograrlo, agregó el deportista, que sin importar dieta, estatura, lesiones o impedimentos, mantiene sus sueños vigentes.

 

Por Kat´ya López

 

rr

 

¿Te gustó este contenido?