Bottas arrebata la “pole” a Hamilton en Austria

Checo Pérez no consiguió siquiera avanzar a la Q2, en la que Esteban Ocon apenas y logró terminar decimoprimero, quedándose al margen de pasar a Q3

FOTO: REUTERS

 

Valtteri Bottas cuajó una vuelta perfecta en el intrincado circuito de Spielberg, y le arrebató la pole position a Lewis Hamilton por una sorprendente diferencia de tan sólo 19 milésimas de segundo, así que mañana los bólidos de Mercedes largarán desde la primera fila de la parrilla en el Gran Premio de Austria.

Y por más intentos que hizo Sebastian Vettel no pudo vencer a las flechas de plata, así que se tuvo que conformar con el tercer lugar de la clasificación en la que su compañero, Kimi Räikkönen partirá a su lado, al haber terminado en la cuarta posición.

Los dos coches de color escarlata acabaron la Q3 a 334 y 530 milésimas del líder, respectivamente, no obstante que en la parte última de la prueba calzaron los neumáticos ultrablandos, que son los más rápidos de los tres compuestos que Pirelli designó para esta carrera.

Una de las noticias más significativas del fin de semana fue el magnífico desempeño del equipo norteamericano Haas, que metió el coche de Romain Grosjean en medio de los dos monoplazas de Red Bull, con un crono de 762 milésimas de segundo con respecto del tiempo que cosechó Bottas. Por su parte, Kevin Magnussen largará octavo, y ambos tienen amplias posibilidades de ganar valiosos puntos.

Este importante logro semeja una pica en Flandes no sólo para Max Verstappen, que partirá quinto, sino también para Daniel Ricciardo, que quedó séptimo, y sobre todo para la numerosa fanaticada de la escudería de la bebida energética que disputa el Gran Premio de Austria en el autódromo de casa.

A ver si el El VF-18 de Haas, que lleva montada una unidad de potencia Ferrari, es capaz dar la batalla como el mejor del resto y el Grosjean consigue zanjar su mala racha en una temporada en la que el piloto francés aún no ha podido anotar ninguna unidad en su casillero.

Los dos coches de Renault tampoco estuvieron a la altura de las circunstancias, y finalizaron en los últimos lugares del top ten, superados por Hass. Y de los demás equipos resulta difícil comentar algo positivo, siendo Force India el que ya encendió las alarmas rojas en Silverstone, toda vez que Checo Pérez no consiguió siquiera avanzar a la Q2, en la que Esteban Ocon apenas y logró terminar decimoprimero, quedándose al margen de pasar a Q3.

El mexicano tenía mucho tiempo con un resultado tan adverso en Q2, prácticamente desde el Gran Premio de Baréin del año pasado, en que no superó el corte de dicha etapa de la clasificación. Se nota que el VJM11 no encuentra el equilibrio adecuado para marcar tiempos más competitivos, tal y como sí lo hacía su predecesor.

Lo lamentable del caso es que Force India está celebrando 200 Grandes Premios desde que debutó en Fórmula 1 en la carrera de Australia del año 2008. Y con lo que está ocurriendo en la actualidad, no hay demasiadas razones para festejar dicha cifra si se considera que a estas alturas del año anterior ya se había posicionado con solidez en el cuarto lugar del campeonato, por detrás de las escuderías dominantes.

De la misma manera, McLaren viene de más a menos y sigue batallando para poner a punto el MCL33 de Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne, mientras que Williams está sumido en el fondo de la tabla. Se trata de una verdadera pena para el automovilismo de competición británico, debido a la enorme tradición de las dos escuderías que acumulan un total de 17 campeonatos de constructores a lo largo de su brillante historia.

La novena cita de la temporada 2018 de Fórmula 1 se pintó de plateado y está carrera podría ser decisiva para aventajar con más holgura a Ferrari, al que ahora mismo Mercedes aventaja por 23 puntos en la tabla de constructores.

Por Juan Antonio de Labra

¿Te gustó este contenido?