Argentina y la Messidependencia

Para Mario Kempes, campeón del Mundo en 1978, los argentinos juegan para La Pulga, lo que no permite brillar a la selección que dirige Jorge Sampaoli

Foto: AP
Foto: AP

Aunado al reto que implica sostener su primer duelo mundialista ante el debutante Islandia, Argentina lucha contra los lastres que carga por depender de Lionel Messi, considerado el mejor futbolista del mundo.

La Messidependencia nace más de aquellos jugadores que temen al pensar que si no le dan el balón a Leo, y la pierden, van a recibir críticas. Eso afecta mucho, ya que los traes a la selección porque lo están haciendo bien con sus clubes, y esperas que lo hagan también con su país, comentó el argentino Mario Kempes, quien en 1978 conquistó la Copa del Mundo.

Para El Matador, la Albiceleste vivió una clasificación agónica en la Conmebol, instancia en la que 37 por ciento de los goles de Argentina tuvieron el sello del jugador del Barcelona, quien, además, sumó todos los minutos posibles en la eliminatoria.

Cuando juega Messi, los seleccionados se sienten con la obligación de tener la pelota y dársela a él; en cambio, cuando no está, ellos se sueltan y hacen lo que normalmente ejecutan con sus clubes, aseveró Kempes, máximo anotador de los argentinos en un Mundial, con seis tantos.

En este sentido, consideró que el estratega Jorge Sampaoli tiene un reto complicado para hacer que la albiceleste juegue en conjunto, y no dependiendo de individualidades.

 

Argentina tiene muy buenos jugadores, que están en los mejores clubes del mundo, pero ellos aún no logran conjuntarse, dijo.

 

 

No va ser fácil para Sampaoli porque todavía no le ha encontrado la mano a la selección. Ahora hay que ver qué es lo que quiere hacer, qué equipo quiere plantear, agregó.

 

De la mano de Messi, el representativo sudamericano buscará obtener su tercera Copa del Mundo en su participación 17 en esta justa, luego de que en la edición de Brasil 2014 se quedó a un paso del título, al caer en la final por la mínima diferencia ante Alemania y en tiempo extras.

 

(Ganar un Mundial) para Messi representaría dejar de compararlo con Maradona, además de ser el más feliz del mundo. Creo que ya es el número uno, pero siempre estará ese tema de que no ganó un Mundial, sentenció El Matador.

 

Por Alexis Hernández
jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaFoto: MEXSPORT

El Thor mexicano