Agassi y Djokovic, juntos en Roland Garros

El ex tenista estadounidense aceptó entrenar al serbio para que defienda su título en el Grand Slam francés, a partir de este domingo

FOTO EFE. Dependiendo del resultado en París, la colaboración podría extenderse a Wimbledom
FOTO EFE. Dependiendo del resultado en París, la colaboración podría extenderse a Wimbledom

El encuentro y primer entrenamiento entre Novak Djokovic y el estadounidense Andre Agassi tuvo lugar hoy en la primera toma de contacto del serbio con las pistas de Roland Garros donde a partir de este domingo defiende el título.

Hasta ahora solo habían mantenido conversaciones telefónicas pero su relación se hizo oficial en Roma el pasado domingo, después de que Djokovic perdiera la final contra le alemán Alexander Zverev, y ‘Nole’ lo anunciara en la última conferencia de prensa.

Este jueves se les pudo ver juntos por primera vez en una de las pistas de entrenamiento del complejo de Roland Garros. Allí se produjeron las primeras fotos oficiales, y el inicio de un trabajo común, que se desarrollará durante una parte del segundo Grand Slam de la temporada.

Las circunstancias son nuevas para Djokovic, que ha cumplido recientemente 30 años, ha cambiado de patrocinador en su indumentaria, ahora es Lacoste, y también de entrenador, aunque podrá contar con Agassi solo durante unos días en París y luego decidirán si continuará juntos para Wimbledon.

Agassi reconoció que su mujer, la también ex tenista Steffi Graf, le convenció para entrenar al serbio: Le dije que no a Novak en un primer momento, pero mi mujer Steffi (Graf) me dijo: quizá deberías probar. De hecho, creo que ella en el fondo quería librarse de mí, dijo con humor Agassi en una entrevista concedida al canal France 3.

Agassi confirmó que el acuerdo entre ambos, oficializado hace cuatro días, es para el torneo parisino y aseguró que si logra cambiar un par de detalles en el juego de Djokovic está seguro de que llegará muy lejos.

EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
MetaFoto: AP

¡Gloriosa!