En placas inmortales

Los logros de los medallistas de hace 50 años vivirán para la eternidad en la CDMX

PERPETUIDAD.
Felipe Muñoz posó
orgulloso con la placa
por el oro que logró
en los Juegos Olímpicos
de México 1968. Foto: LESLIE PÉREZ
PERPETUIDAD. Felipe Muñoz posó orgulloso con la placa por el oro que logró en los Juegos Olímpicos de México 1968. Foto: LESLIE PÉREZ

Su brillo es inmortal. Los mexicanos que ascendieron al podio olímpico en México 68 develaron ayer las placas conmemorativas de sus logros en la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca, al oriente de la CDMX.

Es una gran emoción para todos por estar en un lugar especial que no sólo fue sede olímpica de esgrima, además todos los días recibe a tantas personas que vienen a hacer deporte aquí, y puedan ver nuestros nombres es un gran detalle, comentó Felipe Muñoz, único mexicano con un oro olímpico en natación en 200 metros pecho en México 68.

Al pie de la Sala de Armas Fernando Montes de Oca se creó la explanada para dejar los nombres de los nueve medallistas nacionales, incluidos los ya fallecidos José Pedraza (plata en marcha en 20 km) y Álvaro Gaxiola (también plata en clavados en 10 metros).

Se siente una emoción impresionante. ¡Para mí es revivir todo! Es como soñar que de nuevo estás viviendo tu mejor momento, por ejemplo; justo en la Ciudad Deportiva fue mi eliminatoria para hacer el equipo olímpico, confesó con sonrisa nostálgica Ricardo Delgado, quien en la Arena México escuchó el Himno Nacional con el oro del peso mosca en el boxeo.

Los medallistas mexicanos tuvieron como testigos de honor a leyendas que también ascendieron al podio hace 50 años, como los exatletas, los estadounidenses Bob Beamon (atletismo) y Bob Seagren (salto con pértiga), Debbie Meyer y Michael Burtton (natación); el keniano Kip Keino, el italiano Klaus Dibiasi (clavados) o la soviética Yelena Belova (esgrima), quien superó en la final de florete a Pilar Roldán.

 

Me emociona ver tantos niños entrenando. Se siente muy bonito ver que después de 50 años este lugar sigue vivo y para el deporte, agregó una conmovida Belova.

Éste fue el ultimo evento conmemorativo en el que participaron las leyendas de México 68.

Este domingo, Bob Beamon, que impuso récord del mundo en salto de longitud con un registró de 8.90 metros visitará la pista de atletismo de la Villa Olímpica para dejar en ella su nombre, y recordar sus entrenamientos.

 

Por  KATYA LÓPEZ 

¿Te gustó este contenido?