VivaAerobús detona efecto deflacionario

VivaAerobús está viviendo un vertiginoso proceso de renovación. Cuenta con alrededor de mil 200 colaboradores; pero el plan es multiplicarlos por cuatro

Desde el primer contacto visual sabe uno que está frente a un gran CEO, sencillo, pero muy enfocado en su negocio. Son virtudes poco comunes de reunir en un solo individuo. Mi desayuno con Gian Carlo Nucci, ayer, fue un verdadero placer. Una clase de virtuosismo empresarial acompañada de jugo, omelete y papaya. Gian Carlo destila por cada poro pasión por lo que hace y trasmite como pocos el fenomenal alcance de la corporación que ha construido Roberto Alcántara, presidente del Grupo IAMSA.

Hay una batería nutrida de temas que Nucci trae a la mesa, pero quizá el más notorio sea la inauguración de un término que empezará a difundirse con más frecuencia: el efecto VivaAerobús, que no es otra cosa sino la reducción dramática de precios cuando esta aerolínea abre una ruta previamente servida por unos pocos. Tenemos un efecto deflacionario a donde llegamos, apunta, y se enorgullece de comentar que, en promedio, cada ruta en un destino nuevo puede implicar entre un 30 y 40 por ciento de reducción inmediata en el precio en las tarifas. A veces incluso 50 por ciento.

VivaAerobús está viviendo un vertiginoso proceso de renovación bajo el mandato de Nucci. La aerolínea cuenta actualmente con alrededor de mil 200 colaboradores; pero el plan es multiplicarlos por cuatro, lo que habla de la demanda gigantesca que están enfrentando sus vuelos. A su vez, Nucci está transformando el posicionamiento de su marca en la mente del público: mientras antes la percepción del bajo costo podría asociarse con un servicio deficiente, ahora el enfoque será en mantener esa estructura delgada, pero empujar los estándares de servicio para elevar la satisfacción del usuario.

Ya lo está logrando. En una métrica interna ya se duplicó el índice de satisfacción del viajero. Esto fue posible gracias también a la salida de la inversión de Ryanair Alcántara y su grupo se hicieron a finales de 2016 con el 100 por ciento de las acciones, lo que posibilitó la modificación de ciertos procesos operativos para adecuarlos al público mexicano. ¿Un ejemplo? El famoso ‘desorden’ que se vivía porque la línea no asignaba asientos ha quedado atrás. Ahora es posible tener asiento asignado mientras el impacto en costos de esa sola acción fue casi imperceptible.

Nucci inaugurará pronto una estrategia ambiciosa: una sinergia de todo el grupo transportista. Prepara una mercadotecnia conjunta con el gobierno federal y con gobiernos estatales. La idea será promocionar destinos con secretos específicos en ciertas ciudades (un restaurante, un bar icónico, un barrio singular…) abaratando los traslados al conjuntar avión con transporte terrestre (el grupo es dueño de líneas como ETN, TAP o Parhikuni). El anuncio se hará en próximas semanas y se enmarca dentro de la idea de masificar los viajes por México.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso