TLCAN: México va por energía, EU por manufacturas

La administración de Donald Trump todavía no ha definido de manera clara sus intenciones para la renegociación del TLCAN

Donald Trump. Foto: Reuters
Donald Trump. Foto: Reuters

La administración de Donald Trump todavía no ha definido de manera clara las intenciones del gobierno estadounidenses para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), hay al menos cinco sectores que deben ser analizados en esta discusión ya que no existían hace 25 años, afirma Carla Hills, quien fue secretaria de Comercio de Estados Unidos en la negociación del TLCAN en la década de los 90.

A esta postura se suman expertos y advierten que la propiedad intelectual, la economía digital, las políticas y las regulaciones en materia laboral, ambiental y comercial también deben ser temas de interés para el presidente de Estados Unidos.

Después de que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, oficializó el jueves pasado su intención de renegociar el TLCAN e iniciar el proceso de discusión en los próximos 90 días, los analistas opinan que las discusiones sobre la renegociación del Tratado serán tensas, debido a que Estados Unidos quiere menos comercio y más proteccionismo, lo cual no es la filosofía de México y Canadá.

En entrevista con el Heraldo de México, Carla Hills insiste que las telecomunicaciones, la energía y el comercio electrónico serán las bases de la renegociación y para la creación de empleos; es el factor que podría impulsar el crecimiento económico de los tres países norteamericanos.

Recuerda que en los 90, las condiciones para firmar un TLCAN eran distintas, no teníamos celulares. No hablamos de los flujos digitales. Cuando nos sentamos en la mesa, México dijo que no quería hablar de energía porque era un sector que no estaba abierto y constitucionalmente limitado.

Para Edward Alden, experto en economía estadounidense del Consejo sobre Relaciones Internacionales (CFR, por sus siglas en inglés), hay muchas posibilidades en el sector de la energía desde que México hizo su reforma. En materia de estándares ambientales y laborales, aunque son temas controversiales, hay importantes cambios en los enfoques que se dieron con el TLCAN, explica.

Luis de la Calle, quien estuvo detrás de uña redacción del TLCAN en 1994, opina que en esta renegociación por supuesto que se debe hablar de energía, telecomunicaciones y comercio electrónico, pero dice que lo que debemos garantizar lograr un mercado integrado con América del Norte.

Desde su perspectiva, la atención que le ha puesto Donald Trump en la manufactura, no es la más favorable, está un poco equivocado porque nunca había sido América del Norte tan competitiva en manufactura como lo es hoy en día. Donde hay oportunidades más grandes es en servicios y luego en actividades a nivel de los estados en México y Estados Unidos y las provincias en Canadá.

Para Carl Grenier, quien fue del equipo de negociadores canadienses para la firma TLCAN, Estados Unidos buscará eliminar el capítulo 19 sobre el dumping y subvenciones, ya que sólo Canadá y México se benefician de esta cláusula dentro de los tratados firmados por el país vecino.

Canadá y México deberían resistir en retirarlo porque seguramente ambos países usan esta cláusula para su comercio con Estados Unidos, opina.

Carla Hills destaca que existen acuerdos complementarios que pueden ser incluidos al TLCAN como los sobre el clima y el medio ambiente, ya que el clima ha cambiado de manera severa en los últimos 20 años y cada vez más personas reconocen esta situación como un problema para los países.

Destaca que en materia laboral también ha habido cambios importantes.

Hay una clase media mucho más grande en México ahora y mucha gente mucho más competente que hace 20 años, indica la ex secretaria estadounidense.

Los expertos sospechan que México y Canadá van a querer modificar el apartado sobre la movilidad laboral, especialmente en cuanto al idioma, para que mexicanos, canadienses y estadounidenses puedan ir a trabajar en los tres países con las mismas posibilidades.

Sobre las declaraciones del presidente Donald Trump, quien afirma que el TLCAN no beneficia a Estados Unidos, Carla Hills argumenta que las personas que critican este acuerdo son ignorantes.

La integración ha sido muy estrecha y ha sido muy buena para los tres países. En Estados Unidos tenemos probablemente seis millones de empleos crea- dos por nuestro comercio con México debido a nuestra cadena de suministro. México es nuestro segundo destino más importante para nuestras exportaciones. Canadá es nuestro primer destino.

Cuando la gente se queja de nuestro comercio o sobre México, son ignorantes porque vendemos más a México que lo que vendemos al resto de América Latina, señala la ex secretaria de comercio en Estados Unidos e impulsora del TLCAN.

Carla Hills recuerda haberse encontrado con Jaime Serra Puche, entonces secretario de Comercio y Fomento Industrial en el gobierno de Carlos Salinas, en Davos en 1990 y que ambos acordaron iniciar las negociaciones para el TLCAN y los presidentes hicieron lo mismo seis meses después.

POR PIERRE-MARC RENÉ

PIERRE.RENE@HERALDODEMEXICO.COM.MX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2CUARTOSCURO.

Perciben alza en corrupción