TLCAN. México es importante para competitividad de América del Norte

TLCAN. Si bien se requiere crear empleos en cada país, la producción en México es importante para poder mantener los costos más bajos posible

Raymond Bachand, jefe negociador del gobierno de Québec para la postura de Canadá ante el TLCAN
Raymond Bachand. Foto: Pierre-Marc René

Washington, EU.- El negociador en jefe del gobierno de Quebec para la postura de Canadá ante la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Raymond Bachand, aseguró que mantener el libre comercio y la apertura de los mercados entre los tres países es fundamental para impulsar la competitividad de la región.

En entrevista con El Heraldo de México, Bachand, quien fue ministro de Finanzas en el gobierno quebequense, indicó que si bien se requiere crear empleos en cada país, la producción en México es importante para poder mantener los costos más bajos posible. 

Nuestro proveedor a bajo costo es México. Si construyes un avión y que no tiene componentes a bajo costo, tu producto final no será competitivo. No venderás productos y perderá todos los empleos. Se necesita un equilibrio entre suministro con el menor costo posible al mismo tiempo de generar empleos en nuestro país, dijo.

Esta es la única opción para enfrentarse a Asia, que es cada vez más competitiva.

Cuando se firmó el TLCAN hace 25 años, Asia no tenía la fuerza que tiene hoy. La idea es hacer que América del Norte se vuelva más competitiva, ‘Make North America great again’ a fin que la región sea más atractiva ante la competencia asiática, expuso.

No obstante, consideró que la negociación entre México, Canadá será intensa porque se planea realizar siete rondas de negociación de cinco días cada una de aquí a Navidad.

Bachand indicó que Quebec como el resto de Canadá exige que se mantenga el libre comercio, la apertura de los mercados y se fortalezca la gestión de oferta en el sector agrícola, además de proteger y revisar los mecanismos de resolución de controversias comerciales, especialmente el Capítulo 19 en materia de dumping y cuotas compensatorias.

Otro tema que ha enfatizado la delegación canadiense en el TLCAN es reducir la burocracia y el enorme papeleo que se les piden a las empresas, especialmente las pequeñas y medianas compañías, para que faciliten el comercio y los procesos. También se busca mejorar la movilidad de las personas y el flujo en las fronteras.

El tema de un mayor acceso a los mercados públicos estadounidenses va a ser más complicado por el ‘Buy America’ que se intensifica y que nos bloquea el acceso al mercado estadounidense. Es un tema que vamos a poner en la mesa, afirmó.

El negociador afirmó que el tema de las reglas de origen será un asunto delicado porque imponer un porcentaje de contenido regional dependerá de los sectores a fin de que los productos sigan siendo competitivos. 

Es un trabajo real de expertos como en la industria automóvil porque hay componentes que cruzan las fronteras cinco veces antes de ser un producto final. Habrá que ver como incrementar la producción en América del Norte sin afectar nuestra competitividad, advirtió.

Si bien reconoció que la renegociación del TLCAN por parte de Estados Unidos se enfoca especialmente hacia México más que hacia Canadá, Raymond Bachand indicó que las tres partes deben estar presentes porque los temas impactan a los tres países, por lo que una importante delegación canadiense viajó a Washington para la primera ronda de discusiones.

Esta semana fue un momento para intercambiar objetivos, opiniones. Textos se van a empezar a redactar. Hay que recordar que Estados Unidos no podía negociar con sus contrapartes antes del 16 de agosto porque era una infracción para ellos hacerlo. Sólo podían hablar de la organización de la reunión. Me espero a un proceso intenso, si se puede hacer rápido mejor, pero hay que hacer bien las cosas, explicó.

Sin embargo, consideró que el TLCAN benefició a todos los países y a Estados Unidos porque con el acuerdo trilateral se crearon miles de empleos en Canadá, Estados Unidos y México.

Pero es verdad que los trabajadores estadounidenses fueron golpeados por la recesión y por los mercados asiáticos, pero también por la automatización de las plantas. Obviamente no es la mejor respuesta para los que perdieron sus empleos. Hay descontento y es hora de responder a esta situación, concluyó.

Por Pierre-Marc René

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso