Protegen al atún de la negociación

La postura de Grupomar es que la industria no puede ser moneda de cambio en el tratado

Protegen al atún de la negociación

La industria atunera no debe ser una moneda de cambio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), porque le protestaremos al gobierno de Enrique Peña Nieto, advierte Antonio Sánchez Gutiérrez, presidente de Grupo Marítimo Industrial (Grupomar).

La industria atunera por su alto valor no puede ser utilizada como moneda de cambio en la renegociación del TLCAN, manifiesta el hombre, quien niega ser el rey del atún en México, pese a que vivió los embargos atuneros por parte de EU.

Los industriales responderían muy fuerte y el gobierno actual está muy consciente, señala a El Heraldo de México. Y agrega: Si nos usan como moneda de cambio, se arma la de María Morena, porque ya fue suficiente y no es una amenaza.

—¿Morena, la del partido?, se le cuestiona al creador de la marca Tuny.

—No… La María Morena (era una mujer de armas tomar. En pocas palabras, armaba la riña).

Lee más: México apelará fallo de la OMC sobre el comercio del atún

Al hombre de origen español lo conocían como el rey del atún en Europa, porque tenía la flota más grande del mundo en México: Eso fue en una época donde los mercados no nos habían bloqueado, a principios de los 90.

El año en que firmé el contrato para la compra de los barcos inició el embargo atunero, una industria que se preparaba para exportar a EU, recuerda. Se iban a comprar más de 100 barcos, algo fuera de lo lógico.

El primer embargo, de 1980 a 1986, se debió a que México había declarado su zona de exclusividad económica, que impedía que embarcaciones extranjeras pescaran en aguas nacionales.

Para 1990, el bloqueo fue impuesto por acusaciones ambientales, EU acusó a la flota atunera mexicana de matar a casi 20 mil delfines al año y varias organizaciones ecologistas se sumaron a la condena internacional. Todas las ventas cayeron.

El empresario vendió la flota para sobrevivir al embargo atunero, por lo que en 1994 adquirió una empresa para crear Tuny.

Las dos negociaciones de modernización del TLCAN con EU y Canadá, así como con Europa serán peleadas por nuestro gobierno, comenta.

El único producto que paga un arancel en Europa de América Latina es el de México; nos usaron como moneda de cambio en su momento, señala. Por eso se paga un impuesto de 23.5 por ciento, sólo se exporta atún congelado y entero, no en latas.

A LOS JEQUES

Antonio Suárez cuenta que tiene contacto con varios países árabes, ya que hay un alto interés de llevar atún a Turquía, Arabia Saudita y Libia.

Ya tenemos a nuestra gente trabajando y viendo distribuidores para llevar atún atrapado en los mares mexicanos a la mesa de los jeques árabes.

La incursión de Tuny a Asia es imposible, ya que da unos precios de productos que no sé si sean subvenciones, dice.

Grupomar cuenta con un plan de inversiones por mil millones de pesos, dinero que será destinado para ampliar su planta de Manzanillo y producir sardina en Ensenada.

Por Enrique Hernández, foto Edgar López

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2Foto: Especial

Los autos en EU, 20% más caros