Prevén recortes al gasto público

Analistas advierten que el ajuste estaría entre 70 mil y 100 mil millones de pesos en gasto operativo e inversión

En lo que va de esta administración, el recurso ejercido muestra un descenso. Ilustración: Paul Perdomo
En lo que va de esta administración, el recurso ejercido muestra un descenso. Ilustración: Paul Perdomo

La economía mexicana se debilitará más en 2019, lo que abre la puerta a recortes adicionales al gasto público con el objetivo de mantener la prudencia fiscal que prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, advirtió la calificadora Moody’s.

La agencia financiera, que hace unos días puso en negativa la calificación soberana, bajó la expectativa de crecimiento del país de 1.7 a 1.2 por ciento para este año, cifra por debajo de lo previsto por la Secretaría de Hacienda (1.6 por ciento).

Anticipamos un año desafiante para México y prevemos que el crecimiento se desacelerará a 1.2 por ciento en 2019, desde 2 por ciento en 2018, sentenció el director gerente de Moody’s, Alejandro Olivo.

En un comentario, dijo que la desaceleración generará ingresos presupuestarios menores a lo programado y, en consecuencia, mayores medidas de austeridad para mantener finanzas sanas, que incluye tener la deuda a raya y conseguir un superávit primario de 1 por ciento del PIB.

José Luis de la Cruz, director del IDIC, estimó que el tamaño del recorte puede estar entre 70 mil y 100 mil millones de pesos en gasto operativo e inversión, que es una cifra acorde con el ajuste hecho por Moody’s.

El problema es que se está volviendo un círculo vicioso: menos crecimiento, menos gasto, menos crecimiento y, otra vez, menos gasto, dijo.

En abril, Hacienda recortó su estimado de crecimiento de 2 a 1.6 por ciento y dio un tijeretazo al gasto público de 0.5 por ciento del PIB, equivalente a 121 mil millones de pesos.

Un mes después, la dependencia anunció otro ajuste de 30 y 50 por ciento a diversas partidas, como viáticos, telefonía, papelería y equipo, aunque no señaló el monto de ahorro.

Hace unos días, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, reconoció un exceso en las medidas de austeridad que aplica el gobierno.

Al respecto, el exsubgobernador del Banco de México, Manuel Sánchez, argumentó que la reducción del gasto fue uno de los factores que debilitaron a la economía en el primer semestre.

En tiempos de menor crecimiento, como el que atraviesa la economía, es previsible ajustar el gasto, consideró Federico Rubli, socio de MAAT Asesores.

Modificar las partidas presupuestarias es tomado como una medida de cautela por el mercado y, por tanto, como algo positivo, aunque repercute en el crecimiento, señaló.

 

INCERTIDUMBRE

Moody’s advirtió que si bien existe interés por participar en los proyectos de infraestructura del actual gobierno, la impredecible formulación de políticas públicas en México continúa socavando la confianza de los inversionistas. Asegura que la cancelación del aeropuerto en Texcoco minó la confianza del mercado, fenómeno que crece a raíz de las inesperadas decisiones gubernamentales.

En cuanto a Pemex, advirtió que requerirá más apoyos del gobierno para financiar su inversión de capital y, muy probablemente, para cubrir los vencimientos de deuda.

Por Fernando Franco

¿Te gustó este contenido?