Cacahuates, pensión de millennials

Para la generación nacida entre 1980 y 1999, el ahorro de retiro se estima entre dos mil 180 y tres mil 270 pesos mensuales, pese a que en su vida laboral activa colaboraron a la manutención de sus padres y abuelos vía impuestos

UN NEGRO CAMINO. Actualmente, los jóvenes no consideran mucho su retiro, lo cual es un problema. Gráfico: Arturo Ramírez / Dan Madrid

La generación millennial trabaja para financiar las pensiones de sus padres y abuelos y, a la vez, ahorrar para la suya, la cual apenas va a ser de entre dos mil 180 y tres mil 270 pesos mensuales.

Para Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), los jóvenes que nacieron entre 1980 y 1999, los llamados millennials, son los perdedores del sistema de pensiones actual.

Resultaron ‘clientes’ del fisco. Pagarán pensiones actuarialmente injustas y recibirán cacahuates a cambio, señaló.

Personas de 29 y 39 años aportan, mediante sus impuestos, recursos para la jubilación de sus padres y abuelos, quienes reciben hasta 100 por ciento de su último salario como pensión.

Ellos apenas van a percibir, en promedio, 30 por ciento de su último salario, siempre y cuando junten las mil 250 semanas cotizadas ante el IMSS que pide la ley.


Gráfico: Arturo Ramírez / Dan Madrid

Cálculos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) dejan ver que, sin aportaciones voluntarias adicionales a su afore, recibirán, por lo mucho, tres mil 270 pesos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) advirtió en un reporte que los millennials van a tener una pensión tres veces menor a la de sus abuelos, pues las generaciones de 1940 a 1956 recibían 99.8 por ciento de su último sueldo, mientras que ellos, apenas 26.6 por ciento.

En 2020, las pensiones contributivas y de reparto (sector público) y las no contributivas, como la universal para adultos mayores, van a requerir de 1.1 billones de pesos, 4.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Alejandra Macías, especialista en pensiones del CIEP, destacó que la mayor presión fiscal será hacia 2040, año en que se espera que se jubile la última persona bajo el sistema de reparto.

Destacó que tan sólo para 2030, los recursos necesarios para pagar las jubilaciones ascenderán a 6 por ciento del PIB.

Sin embargo, estas pensiones de reparto se van a seguir pagando hasta 2100, aunque ya con una tendencia descendente, agregó.

POR FERNANDO FRANCO

abr

¿Te gustó este contenido?