Oceanografía gana litigio

La SCJN desechó los recursos para el cobro de una deuda de 6.7 mil mdd

Citibanamex afirmó que respeta la decisión tomada por la Primera Sala de la Corte
Citibanamex afirmó que respeta la decisión tomada por la Primera Sala de la Corte

Tras cuatro años de litigio, Citibanamex perdió la batalla frente a Oceanografía, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechara los recursos con los cuales la institución pretendía cobrar una deuda de seis mil 745 millones de pesos a la empresa naviera.

Con cuatro votos en contra y uno a favor, la Primera Sala del máximo tribunal concluyó que la institución financiera no pudo comprobar el millonario adeudo y que, por lo tanto, no hay tema de constitucionalidad que amerite su intervención.

Como consecuencia de la resolución, Citigroup acordó con el regulador del mercado de valores de Estados Unidos pagar una multa de 4.75 millones de dólares para resolver las acusaciones de falta de controles realizados por Citi entre 2008 y 2014.

Por su parte, Citibanamex afirmó que respeta la decisión tomada por la Primera Sala de la Corte.

Sin embargo, es importante mencionar que existen, todavía, en curso múltiples procesos legales pendientes iniciados por las autoridades, terceros y por Citibanamex en relación o en contra de Oceanografía, y de Amado Yáñez Osuna, propietario de la misma, informó en un comunicado.

La institución financiera dejó en claro que la determinación de la SCJN no guarda relación con el hecho de que Citibanamex sufrió un fraude y es independiente al juicio penal que se sigue actualmente contra Yáñez Osuna.

Citibanamex confía en que se aplicará la ley correctamente para la resolución de cualquier cuestión legal relacionada.

Oceanografía prestó servicios a Pemex durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón Hinojosa.

En febrero de 2014 fue acusada de incumplir con el pago de fianzas sobre varios de sus contratos con la petrolera.

A ello se sumó la denuncia de Citibank por un presunto fraude en su esquema de créditos a corto plazo por 400 millones de dólares.

Este hecho ocasionó que la compañía entrará en pique y que el 9 de agosto se declarara en quiebra. El Servicio de Administración y Enajenación de Bienes fue el encargado del proceso para liquidar los bienes de la empresa y pagar a miles de acreedores.

Finalmente, el pasado 13 de abril un juez federal liberó a Amado Yáñez, después de que pagó una fianza por 7.5 millones de pesos y tras dos años y seis meses de prisión.

POR REDACCIÓN

¿Te gustó este contenido?