México ha abusado de los antibióticos

Ahora, casi 70 años después de la introducción masiva de antimicrobianos, ya representan un riesgo global, la OMS asegura que la resistencia va en aumento

Medicamento. Foto: Cuartoscuro
Medicamento. Foto: Cuartoscuro

Recientemente Clara fue hospitalizada por un cuadro de apendicitis complicada. Con tan sólo cinco años ha acudido al doctor para sus visitas de rutina; en un periodo tuvo un par de cuadros de infecciones de oído, que ameritaron el uso de antibióticos, pero nada grave. Ahora, con su cuadro de apendicitis, el cirujano preguntaba a sus padres si habían dado muchos antibióticos, – la razón – la niña entró al hospital porque tenía una bacteria resistente a muchos de los antibióticos de uso común, y con pocas opciones de tratamiento.

Los antimicrobianos son medicamentos utilizados para combatir infecciones y han reducido la probabilidad de muerte secundario a enfermedades infecciosas de forma significativa, desde 1940-1950; que fue cuando la penicilina finalmente se industrializó.

Sin embargo los antibióticos/antimicrobianos han sido utilizados amplia e indiscriminadamente, de manera tal que los microorganismos para los que fueron diseñados, han desarrollado mecanismos que los vuelve resistentes a estos medicamentos.

Ahora, casi 70 años después de la introducción masiva de antimicrobianos, ya representan un riesgo global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la resistencia a estos medicamentos va en aumento y estamos agotando muy deprisa las opciones terapéuticas.

La OMS dio a conocer la lista mortal de 12 familias de bacterias, las que consideró patógenos prioritarios y una de las mayores amenazas a la salud humana.

Pidió a las farmacéuticas invertir en el desarrollo de nuevos fármacos para combatir estas bacterias, ya que hasta ahora ninguno de los dos antibióticos que se han desarrollado en las últimas tres décadas funciona contra las bacterias resistentes más peligrosas en la lista publicada por el organismo.

La OMS cita que la resistencia a los antibióticos está creciendo y si dejamos a las fuerzas del mercado por sí solas, los nuevos antibióticos que necesitamos con más urgencia no van a estar a tiempo.

En las últimas décadas, las bacterias resistentes a los fármacos, como el estafilococo dorado (MRSA) o el Clostridium difficile, E.Coli, se han convertido en una amenaza para la salud mundial, mientras que cepas de superbacterias de infecciones como la tuberculosis y la gonorrea son ahora más resistentes.

La lista de patógenos prioritarios publicada por la OMS tiene tres categorías –crítica, alta y mediana-, según la urgencia con que se necesitan los nuevos antibióticos. El grupo crítico incluye bacterias que representan una amenaza particular en hospitales, hogares de ancianos y otros centros de atención.

El tema es parte de la agenda global y países de las principales economías del mundo, el denominado G20, acordó el lunes pasado implementar planes de acción nacionales para reducir el uso de antibióticos de manera significativa.

De acuerdo al Centro de Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en Inglés) de Estados Unidos, al menos 2 millones de personas se infectan por bacterias resistentes a antibióticos y 23 mil personas mueren en ese país a causa de estas infecciones.

Se desconocen estas mismas cifras en México, pero en reportes de la Red Hospitalaria de Vigilancia Epidemiológica (RHOVE), se ha visto que en el 2015, entre el 30-40% de las infecciones por bacterias pueden ser resistentes a los medicamentos de primera línea de antibióticos. Se estima que para 2050, más de 10 millones de personas morirían anualmente a nivel global secundario a estas infecciones. Esto representa un número mayor de las muertes anuales por cáncer según la publicación Review on AMR, Antimicrobial resistance.

La única forma de disminuir el ritmo de aparición de la resistencia en las bacterias es el uso prudente de antibióticos. Esto requiere educación y regulación gubernamental a diferentes niveles. Desde el médico que prescribe antibióticos cuando no se necesitan, hasta el paciente que presiona al especialista para que se le prescriba un antimicrobiano.

Aunque se supone que es un problema ya resuelto en México, la venta de medicamentos sin receta es una práctica cotidiana. Así como la falta de regulación gubernamental sobre el uso indiscriminado de antibióticos en animales, que actualmente representa 70% del uso de éstos a nivel global,

Todos estos factores contribuyen al problema creciente que representan las bacterias resistentes y que se vuelven además virulentas.

POR *DRA. JENNIFER CUELLAR, **DR. BERNARDO GABILONDO

* DRA DEL DEPARTAMENTO DE INFECTOLOGÍA DEL INSTITUTO NACIONAL DE CIENCIAS MÉDICAS Y NUTRICIÓN SALVADOR ZUBIRÁN (INNSZ)

** MÉDICO ADSCRITO AL DEPARTAMENTO DE UROLOGÍA DEL INNSZ Y JEFE DE LA UNIDAD DE UROLOGÍA DE FUNDACIÓN CLÍNICA MÉDICA SUR.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2Constellation Brands, que también fabrica el vodka Svedka, adquirió 10% de participación de en Canopy en octubre. GRÁFICO: SANDRA ROMO

Cervecera invierte en mariguana