México y Canadá se movilizan para defender TLCAN

Trump culpa al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por la pérdida de millones de empleos en la industria manufacturera de EU

El Heraldo de México. TLCAN. Foto: Reuters
El Heraldo de México. TLCAN. Foto: Reuters
Netlog

Desde lanzar una unidad de datos de minería para hallar puntos sensibles en la cadena de suministro hasta enviar funcionarios para movilizar aliados en estados clave de Estados Unidos, México y Canadá están reforzando la defensa de un tratado de libre comercio clave que Donald Trump amenaza con acabar.

Trump culpa al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por la pérdida de millones de empleos en la industria manufacturera de Estados Unidos y ha amenazado con salir del acuerdo si no es posible mejorarlo.

Ante temores de las interrupciones masivas que esto podría causar, los dos vecinos de Estados Unidos y a la vez enormes mercados de exportación se han focalizado en los sectores más expuestos a un quiebre del libre comercio y con peso político para influir en Washington.

Eso abarca muchos de los estados que llevaron a Trump al poder en noviembre y a políticos de alto nivel como el vicepresidente Mike Pence y al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

Directores ejecutivos de empresas que integran consejos de negocios de Trump también son objetivos clave, de acuerdo con fuentes cercanas a la estrategia de cabildeo.

México, por ejemplo, ha encontrado potenciales aliados en los gobernadores de Texas, Arizona e Indiana.

Autoridades en Michigan, Carolina del Norte, Minnesota, Illinois, Tennessee, Wisconsin, Ohio, Florida, Pennsylvania, Nebraska, California y Nuevo Mexico también están en la lista de prioridades de México, dijeron las fuentes.

Funcionarios de México y Estados Unidos han tenido cientos de reuniones desde que Trump asumió, dijo Moisés Kalach, director del Consejo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial, una influyente cámara empresarial que lidera la defensa del TLCAN.

Por su parte, Canadá tiene una lista de 11 estados que considera son los que más perderían si se desmantela el tratado, que inició en 1994.

Para identificar a potenciales aliados entre las compañías del vecino del norte, el Consejo contrató a IQOM, una consultoría liderada por los negociadores originales del tratado, Herminio Blanco y Jaime Zabludovsky.

En un caso, el análisis encontró que en Indiana, un tipo de motor representó cerca de una quinta parte de las exportaciones del estado a México, de 5,000 millones de dólares. El equipo de Kalach identificó a un proveedor local del producto y lo puso en contacto con su principal cliente en México.

Dijimos: ve hablando con tu gobernador, habla con los congresistas y háblale a tu ex gobernador el vicepresidente Pence y explícale que si esto ‘goes wrong’ (sale mal), vas a cerrar la empresa, dijo Kalach. El directivo no mencionó el nombre de la compañía.

Trump volvió a la carga la semana pasada al decir que el acuerdo debía terminar, tras lo cual recibió llamadas de los líderes de Canadá y México, Justin Trudeau y Enrique Peña Nieto, y acordó con ellos renegociarlo.

Kalach dijo que el trabajo de cabildeo tuvo mucho que ver en el cambio de postura de Trump.

Hubo una gran movilización. Te puedo decir que no paró de sonar el teléfono en la oficina de (el secretario de Comercio Wilbur) Ross. No paró de sonar en la oficina de Gary Cohn, del equipo de la oficina de Priebus. No pararon de llegar las visitas a la Casa Blanca, narró.

Entre los que llamaron a la Casa Blanca y a otros sectores de la administración Trump estuvieron el jefe de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Tom Donohue, funcionarios del Business Roundtable y directores ejecutivos de ambos grupos, de acuerdo con fuentes cercanas a las discusiones.

SALVAR AL TLC

México ha sido el principal objetivo de los ataques de Trump, al que culpa de la pérdida de empleos y del amplio déficit comercial de Estados Unidos.

Canadá se había mantenido con bajo perfil hasta abril, cuando Trump se lanzó contra Ottawa por los subsidios a los productores de lácteos y estableció aranceles preliminares a las importaciones de madera blanda canadiense, reviviendo un viejo conflicto entre ambos países.

El gobierno de Trudeau cambio de postura, amenazando a su vecino con una demanda. Además, estudia medidas en represalia.

Canadá también ha desplegado su cabildeo entre ministros en Estados Unidos, según un funcionario, y está particularmente focalizado en evitar la distorsión de la industria de automóviles, una de las más integradas.

Un componente clave de la estrategia de México es el argumento de que los tres países tienen interés en enfrentar la competencia de Asia y explorar la posibilidad de que la producción tenga mayor contenido regional.

Los defensores del TLCAN dicen que el acuerdo sostiene millones de empleos en Estados Unidos y señala que el déficit del comercio con Canadá y México ha disminuido en la última década mientras que con China ha subido.

Parte de la misión del IQOM es identificar sectores donde las reglas de origen del TLCAN pudieran ser modificadas para incrementar el contenido regional.

Esto significa, por ejemplo, reducir las importaciones de autopartes de China, Japón, Corea del Sur y Alemania, dijeron funcionarios mexicanos.

Lo más importante es cómo podemos desarrollar un ganar-ganar en esos productos que más se consumen en nuestros países y desarrollamos plataformas de manufactura comunes que nos permitan solamente comprarnos entre nosotros la mayor cantidad de insumos que requerimos, dijo Luis Aguirre, vicepresidente de la cámara industrial Concamin.

Por Reuters (Reporte adicional de Michael O’Boyle, Alexandra Alper, Ana Isabel Martínez, Ginger Gibson y Adriana Barrera. Traducido por Anahí Rama, Editado por Manuel Farías)

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso