Mercado eléctrico mayorista aumenta 812%

Su creación forma parte de las inversiones por 8 mil millones de dólares que se han detonado para la generación de energía eléctrica con base en fuentes limpias

63 por ciento de los proyectos de la primera subasta eléctrica ya están en operación. Foto: AP
63 por ciento de los proyectos de la primera subasta eléctrica ya están en operación. Foto: AP

El Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), un espacio creado a partir de la Reforma Energética para fomentar la generación y venta de electricidad, creció 812 por ciento desde su instalación en 2016 y ya cuenta con 155 participantes, principalmente empresas privadas. Su creación forma parte de las inversiones por 8 mil millones de dólares que se han detonado para la generación de energía eléctrica con base en fuentes limpias.

El MEM comenzó a operar en enero de 2016 con sólo 17 participantes, sin embargo el número de competidores ascendió a 155 a junio de este año, es decir, aumentó 9.1 veces en poco más de tres años, de acuerdo con informes del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), organismo encargado del MEM

Entre los pioneros del mercado eléctrico mayorista se ubican la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Generadora Fenix, Iberdrola, Compañía Cervecera de Coahuila, entre otros, sin embargo hoy participan firmas grandes como Enel, Acciona, Peñoles, además de parques que generan electricidad con turbinas eólicas y centrales solares.

Uno de los objetivos de la instalación del nuevo mercado mayorista fue contar con herramientas que le permitan al sector eléctrico transitar su matriz de generación a tecnologías renovables, para cumplir con las metas y compromisos de México en disminución de emisiones, dentro de las cuales se establece que hacia 2024, 35 por ciento de la electricidad generada en el país provendrá de fuentes limpias, de acuerdo con un análisis de la Plataforma México, Clima y Energía.

En el MEM se adquieren los productos que se requieren para la operación del Sistema Eléctrico Nacional (SEN). Dentro del mercado se comercializa energía, potencia, Certificados de Energía Limpia (CEL), entre otros.

También interactúan varios tipos de participantes. La categoría con mayor presencia es la conocida como Generador, donde actualmente hay 86 integrantes. Un Generador es el titular de uno o varios permisos para producir electricidad en Centrales Eléctricas, con la posibilidad de que estén ubicadas en el extranjero.

A su vez, la modalidad de Suministrador de Servicios Calificados corresponde a empresas que proveen electricidad, en un régimen de competencia, a consumidores dentro del MEM, conocidos como Usuarios Calificados. Actualmente en el mercado hay 48 suministradores de servicios calificados.

El tercer tipo es el denominado Comercializador no Suministrador, donde hay 21 competidores y corresponde a empresas que realizan transacciones en el mercado eléctrico mayorista, sin contar con activos físicos, es decir que puede comerciar energía sin contar con instalaciones para generarla.

El MEM ha permitido varias cosas, por un lado habilita los contratos entre empresas privadas y se facilita y democratiza la participación de empresas más pequeñas y menos sofisticadas, dentro del sector eléctrico. A la CFE le permite poder comprar energía, entre otros aspectos. El MEM ha traído una mayor competencia que ha permitido que los participantes tengan acceso a diferentes productos y mejores precios, dijo Leopoldo Rodríguez, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE).

Dentro del MEM se comercializa, entre otros productos, la electricidad de las tres subastas eléctricas de largo plazo que se realizaron en el sexenio pasado para otorgar contratos y certificados de generación de electricidad. En estos procesos se añadieron más de 5 mil megawatts de capacidad instalada para generación eléctrica, derivado de 93 contratos cuya duración asciende a 15 años, además de 20.3 millones de certificados de energías limpias, con vigencia de 20 años. Tan sólo en proyectos de energías limpias las subastas detonaron inversiones por 8 mil millones de dólares para parques eólicos y solares.

Las subastas de largo plazo propician el fomento a la inversión y la competencia en la industria eléctrica, dado que se asegura la instalación de suficiente capacidad para cubrir el abasto de energía, fijando precios competitivos, los cuales, han disminuido en 53.4 por ciento, desde la primera hasta la tercera subasta de largo plazo, con precios competitivos a nivel mundial, indicó un análisis de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La primera subasta de largo plazo se realizó en 2016 y detonó 18 proyectos, de los cuales 63 por ciento ya están en operación; se trata de 7 centrales solares y 3 eólicas.

La segunda subasta propició la aparición de 56 proyectos, en donde 41 por ciento, es decir, 23 proyectos están en operación y corresponden a 8 instalaciones solares, 2 eólicas y 13 centrales de generación con otras tecnologías como el ciclo combinado, la geotermia e hidroeléctrica.
 A su vez, la tercera subasta se realizó el 15 de noviembre de 2017 y resultó en 16 proyectos de electricidad, de los cuales 6 por ciento están en construcción, es decir una central solar y una eólica; los restantes 14 proyectos están en planeación y desarrollo. En el mundo la mayoría de los sistemas eléctricos han evolucionado a mercados abiertos donde se comercializa la electricidad como mercancía, después de que en el siglo pasado muchos de los sistemas eran monopolios estatales.

Ello sucedió porque los monopolios, con el paso del tiempo, comenzaron a operar de manera ineficiente, entonces la apertura permitió la disminución en los costos, la mejora en la calidad de los servicios y en el impacto ambiental, dijo Daniel Chacón, vocero de Plataforma México Clima y Energía.

Sin embargo, el gobierno canceló la cuarta subasta, debido a que evaluarán el avance de los proyectos licitados en subastas anteriores.

A pesar de ello, expertos prevén que el gobierno mantendrá la operación del MEM y respetará las subastas que ya se realizaron: Parece ser que a este gobierno ese proyecto no le gusta, pero si respeta las reglas como lo han dicho, el mercado tiene mucho más que ofrecerle al país, más allá que las subastas de energía eléctrica de largo plazo, afirmó Víctor Ramírez, experto en electricidad y ex director ejecutivo de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES).

La creación del MEM ha sido una de las decisiones de política pública en materia energética en el país en los últimos años, es de tal trascendencia en su importancia que le da una ventaja competitiva a México. Con su creación se originaron diversas figuras que permiten tener un mercado de energía más sólido como los suministradores, generadores, entre otros, entonces el beneficio es tener una mayor oferta de energía, añadió Israel Hurtado, secretario de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex).

¿Te gustó este contenido?