Huachicoleros venden en la web lo robado

También comercializan vino, electrodomésticos y otros artículos hurtados

CUARTOSCURO.
CUARTOSCURO.

Sujetos venden puercos sementales Pietrain y Landrace, criados en granjas clandestinas de Puebla, a través de redes sociales en Cañada de Morelos, un municipio presuntamente controlado por el líder huachicolero Roberto de los Santos de Jesús.

Los animales ofertados en 10 veces menos su valor de mercado, son robados a productores porcícolas de Tehuacán, a quienes también les quitaron granos del tren Veracruz-México de la compañía Ferromex. Otras ventas que se dan en Facebook y WhatsApp son vinos y licores, electrónicos, electrodomésticos y otros productos robados los furgones de La Bestia.

Llama la atención de que hay grandes ofertas (de los productos robados en el tren de Veracruz a México) a través de redes sociales y se comercializan con un par de fotografías, reveló Alberto Rivera Armendáriz, presidente de la Asociación Mexicana de Seguridad Privada, Información, Rastreo e Inteligencia Aplicada (Amsiria).

El empresario y miembro del Frente Nacional de Seguridad señala que la venta de los productos robados en el Triángulo Rojo de Puebla a través de la redes sociales, es algo novedoso y nunca antes visto en el país. Antes se busca colocar los productos en mercados paralelos o informales.

Actualmente, la comunicación es a través de WhatsApp y Facebook, canales donde distribuyen las fotografías de los productos robados por los mismos delincuentes, cuenta a El Heraldo de México.

A muchos (de los delincuentes) se les olvida que dejan rastro y las autoridades han identificado algunas personas, así como han hecho operativos y han detenido gente, recuerda Rivera Armendáriz.

Cada vez que roban a cinco trenes se pierden más de 10 millones de pesos, según la Amsiria. Durante el primer semestre de 2017, se reportaron en México más de 456 robos a los ferrocarriles, así como hubo más de cinco mil 779 actos vandálicos en contra de La Bestia, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Veracruz es la entidad de la República Mexicana donde más se saquea y ataca a los trenes, agrega la dependencia.

El Heraldo de México publicó ayer que a plena luz del día, decenas de camionetas y camiones fueron usados para bloquear la vía del tren en Esperanza y Cañada Morelos, una zona presuntamente controlada por el líder de los huachicoleros.

En más de tres horas, se llevaron 900 toneladas de maíz amarillo, del que se compra para alimentar ganado.

Lo robado se vende a través de las redes sociales, pero no estamos haciendo inteligencia, reitera Iker de Luisa Plazas, director general de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF).

A los productores avícolas y porcicultores de Tehuacán, Puebla, les roban granos como maíz, sorgo y frijol soya y re- cientemente otro de los blancos son los contenedores con carga, comenta el representante de las empresas ferroviarias.

En este momento inicia la temporada alta de la cadena de suministro, porque llegan al Puerto de Veracruz los produc- tos para las ventas de Navidad, recuerda De Luisa Plazas.

Había meses donde sólo roban sorgo y granos. Pero las bandas del crimen ya vieron un negocio en el vino, árboles, refrigeradores, electrodomés- ticos, electrónica y productos importados, que llegan al Puerto de Veracruz, para ser distribuidos en las fiesta de Navidad y Fin de Año, expresa Alberto Rivera Armendáriz.

Ferromex contrató desde principios de año seguridad privada para poder vigilar y acompañar a los trenes cuando viajan por Puebla, Veracruz, así como Sonora, Villahermosa y Zacatecas, explica el presidente de Amsiria.

Si robas vinos y licores los puedes vender en cada esquina, si robas grano puede ser para alimento animal, pero si es un insumo industrial como resinas plásticas o petroquímicos, refleja que hay una sofisticación de las organizaciones criminales, concluye Iker de Luisa Plazas.

Por Enrique Hernández

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2El 51% de los robos en la calle son por un celular. Foto: Especial

Cada minuto se roban un móvil