Frenan obra de 13 mil mdd #Anuario2018

Una consulta ciudadana a finales de octubre avaló la decisión de la nueva administración pública que busca cancelar la construcción de un nuevo aeropuerto propuesto para desahogar la saturación de la actual terminal aérea de la Ciudad de México

El proyecto sigue en construcción para evitar una ola de demandas por parte de los inversionistas y desarrolladores. Foto: Notimex
El proyecto sigue en construcción para evitar una ola de demandas por parte de los inversionistas y desarrolladores. Foto: Notimex

#NAIM

 

Andrés Manuel López Obrador está a un paso de cumplir su promesa de cancelar la construcción del mayor aeropuerto que alguna vez pudo edificarse en México. A finales de octubre, siendo aún Presidente electo, formalizó una consulta ciudadana en todo el país con más de mil mesas de votación y consiguió que 750 mil personas opinaran que el mega proyecto era una obra que se tenía que suspender.

 

 

La consulta y su realización fue criticada por la cúpula empresarial del país, la cual ha señalado que tuvo muchas fallas y que no fue representativa. La principal queja era que la alternativa de Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, un aeropuerto más austero en Santa Lucía, no tenía proyecto ejecutivo ni estudios de aeronavegabilidad, los cuales hasta hoy todavía no están presentes.

 

 

Independientemente de esto, el lunes 29 de octubre en conferencia López Obrador aseguró que cumpliría con la decisión de la consulta, la cual recalcó en su discurso el primero de diciembre, pero ya como Presidente.

 

Federico Patiño. El capital para pagar la deuda saldría del impuesto aeroportuario.  Foto: Cuartoscuro

 

LOS BONOS

 

Un día después, el equipo de hacienda configuró una recompra de bonos de deuda que financian el NAIM, para evitar que al momento de anunciar la cancelación oficial, se caiga en incumplimiento y que los inversionistas no soliciten el pago inmediato de seis mil millones de dólares (mdd) que sustentan la deuda.

 

 

La primer oferta que hizo la Secretaría de Hacienda a los tenedores de los títulos fue rechazada porque consideraba comprar sólo mil 800 mdd a un precio de entre 90 y 100 por ciento del valor de los bonos.

 

 

En una segunda oferta ampliada, el gobierno propuso comprar los bonos a su precio original, más garantías para impedir el aceleramiento de pago de seis mil mdd. Esta oferta también fue rechazada por los inversionistas.

 

 

El 17 de diciembre, el grupo de tenedores de bonos insistió en que si el gobierno mexicano en verdad busca recomprar deuda y aligerar penalizaciones de la cancelación del proyecto en Texcoco, debe mejorar su oferta de recompra.

 

 

La propuesta de Hacienda tiene como fecha límite el 4 de enero. Los bonos, que no son otra cosa que títulos de endeudamiento, no han hecho dudar a López Obrador de que sería mejor cancelar la megaobra en Texcoco, porque aún con todo el enredo que es convencer a inversionistas, el Presidente promete ahorros por 100 mil millones de dólares.

 

POR EVERARDO MARTÍNEZ

 

jrr

¿Te gustó este contenido?