Expropiación petrolera vs reforma energética: Estas son las diferencias

Desde el año de 2008 se permitía de manera limitada, la participación de empresas privadas en la exploración de yacimientos y en algunos casos la explotación de hidrocarburos

petróleo
Una plataforma petrolera en la sonda de Campeche. FOTO: Pedro Valtierra/CUARTOSCURO.COM

 

Desde 1938, la actividad energética fue reservada de manera exclusiva para el Estado, sin embargo en julio de 2014, durante la administración de Enrique Peña Nieto el Senado aprobó un paquete de leyes secundarias para implementar la Reforma Energética originando la apertura a la  participación total de capital privado en el mercado de hidrocarburos.

 

Expropiación Petrolera

 

Desde la expropiación petrolera  en 1938 por el presidente de México Lázaro Cárdenas del Río, la producción del hidrocarburo marco un poder político y económico que definió el rumbo de la nación.

 

Lázaro Cárdenas buscó proteger la economía a través de la soberanía nacional centrándose en el bienestar de la clase trabajadora mexicana y de los campesinos.

 

 

Sin embargo, la expropiación tuvo un costo al indemnizar a las compañías que extraían el oro negro.  Con la expropiación, la Secretaría de Hacienda se comprometió a pagar en un plazo no mayor a 10 años a las compañías extranjeras.

 

 

Nuestro país sufrió un boicot contra el petróleo mexicano que buscaba venderse en algunos países europeos.  Dicho bloqueo fue superado cuando nuestro país surtió petróleo  a algunas naciones que se vieron involucradas durante la Segunda Guerra mundial.

 

Durante el gobierno de Miguel Alemán, la presión internacional obligó a nuestro país a firmar contratos con empresas de los Estados Unidos para producir petróleo en México, pero sólo para venderlo a Pemex. Situación que fue cancelada en los años sesenta.

 

El presidente José López Portillo al descubrir durante su administración nuevos yacimientos petroleros, enfocó su atención en construir una infraestructura para la industria petrolera solida, llegando a la explotación excesiva de los yacimientos.

 

Durante los años posteriores a 1981, la sobreproducción mundial del petróleo originó que su precio bajara de manera drástica.

 

Durante la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del norte durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, la industria del petróleo no fue colocada en las negociaciones.

 

Felipe Calderón, por su parte, intentó abrir la exploración y producción de petróleo en aguas profundas al mercado internacional, sin embargo, en su gobierno no se pudo concretar dichas reformas.

 

Con el paso del tiempo, los efectos del cardenismo se atenuaron hasta llegar a la Reforma Energética, el cambio más profundo desde la Expropiación Petrolera.

 

Durante más de siete décadas el sector público mexicano mantuvo un control casi total de la explotación de petróleo, gas y el abasto de electricidad.

 

Ahora, gracias a esta reforma, la participación de empresas privadas en la explotación y venta de petróleo y gas,  fue posible, así como la apertura en la  competencia en el abasto de energía eléctrica, aunque los hidrocarburos se mantienen como propiedad de la Nación.

 

Las empresas que saquen del subsuelo el petróleo, reciben un pago por dicho producto o bien comparten las ganancias con Pemex.

 

MÉXICO, D.F., 01 AGOSTO 2014.- El vicepresidente Marcelo Torres y el presidente José González Morfín de la Cámara de Diputados, observan el tablero de votaciones en la sesión en la cual se discute el quinto dictamen de las leyes secundarias de la Reforma Energética.
FOTO: CUARTOSCURO.COM

 

El proceso para la aprobación de las leyes secundarias  de la Reforma Energética duró varios meses y no estuvo exento de polémica.

 

MÉXICO, DF., 10 DICIEMBRE 2013.- El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano acompañado de Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD encabezaron durante su segundo día la caminata de 75 horas en contra de la reforma energética que celebra el Partido de la Revolución Democrática al rededor del Zócalo. FOTO: RODOLFO ANGULO /CUARTOSCURO.COM

 

MÉXICO, D.F., 20 DICIEMBRE 2013.- .- Miles de jóvenes, en su mayoría estudiantes, marcharon del al Ángel de la Independencia con dirección al Zócalo, pero un grupo de granaderos impidió su paso en avenida Francisco I. Madero. La protesta se realizó para manifestar su inconformidad contra la Reforma Energética. FOTO: ADOLFO VLADIMIR /CUARTOSCURO.COM

 

La reforma energética modificó el decreto por el cual en 1938 fue expropiada la producción petrolera.  Hasta antes de la reforma la explotación de hidrocarburos en México aportaba la tercera parte de los ingresos fiscales del país.

 

 

MÉXICO, D.F., 20 DICIEMBRE 2013.- Enrique Peña Nieto, presidente de México, acompañado de integrantes del gabinete federal y gobernadores durante la ceremonia de la Promulgación de la Reforma Energética, realizado en Palacio Nacional. FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

 

Antes de la Reforma Energética

 

Desde el año de 2008 se permitía la participación de empresas privadas en la exploración de yacimientos y en algunos casos la explotación de hidrocarburos,  pero el esquema era limitado a asignando contratos de servicios específicos. Todo el producto era entregado a Petróleos Mexicanos, quien era el encargado de la comercialización tanto en México como en los mercados internacionales.

 

Con la llamada Reforma energética,   Pemex  se convirtió en un competidor más.

 

Fue modificado el régimen fiscal de la empresa productora de hidrocarburos. La idea era que Petróleos Mexicanos renovara su infraestructura, explore nuevos yacimientos y entregue sólo cerca del 30 por ciento de sus ganancias al fisco.

 

Con este porcentaje, el objetivo, según la reforma, es que Pemex pueda aumentar su producción tanto de gas como de petróleo.

 

Antes de la reforma, Pemex extraía en promedio 2.5 millones de barriles de petróleo al día.  La meta que tiene la empresa productiva del estado es alcanzar para el año de 2025 una producción de por lo menos 3.5 millones.

 

Una plataforma petrolera en la sonda de Campeche.FOTO: Pedro Valtierra/CUARTOSCURO.COM

 

La liberalización de las gasolinas.

 

Con la reforma energética, se liberó la comercialización de la gasolina.  Las nuevas reglas permitieron a las compañías extranjeras instalar en todo el país gasolineras, algo que en el pasado  era completamente imposible.

 

Con la llamada reforma, las autoridades en el gobierno repitieron una y otra vez que con la llamada Reforma Energética, las tarifas al servicio eléctrico y gas bajarían.  Sin embargo, las tarifas de la luz eléctrica registraron un incremento para la destinada a la industria, el comercio y el hogar.

 

La iniciativa de reforma energética propuesta por el presidente de la república Mexicana Enrique Peña Nieto, pretendía bajar los costos de la luz y el gas.
FOTO: RASHIDE FRIAS /CUARTOSCURO.COM

 

Para el caso del precio de las gasolinas, los ciudadanos experimentamos los incrementos en el precio de los combustibles con los llamados gasolinazos.

 

Estación de gasolina de Pemex. Foto: Cuartoscuro.

 

Hasta antes de la reforma sólo algunas ciudades en el norte del país podían comprar electricidad al extranjero ya que resultaba más barata adquirirla en los Estados Unidos que comprarla a la propia Comisión Federal de Electricidad.

 

Antes de la reforma la participación del capital privado en la generación de electricidad sucedía de manera limitada.  Con el nuevo esquema, se criticó la generación de electricidad  por medio de la extracción de yacimientos de lutitas, especialmente en los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Los ambientalistas criticaron sobre los riesgos de extraer el gas a través de técnicas como el fracking, que utiliza grandes cantidades de agua que son inyectadas junto con compuestos químicos a alta presión para romper las piedras donde se encuentran dichos yacimientos.

 

Las tierras

 

Después de la reforma, surgió, con la modificación en la Constitución, una nueva figura legal llamada ocupación temporal de las tierras en donde se encuentre yacimientos de petróleo y consiste en  que en los casos donde no se logre un acuerdo entre las empresas que pretendan explotar los hidrocarburos y los propietarios de las tierras para que estos últimos puedan recibir una compensación de entre el 0.5% y el 2% de las ganancias por producir petróleo.

 

Por Redacción Digital El Heraldo de México

jrr

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2El crecimiento se da porque Cancún y la Riviera Maya han aumentado su recepción de extranjeros por avión. Foto: AFP

Crece segmento de tiempo compartido