Estados y deuda ahorcan al erario

Para el siguiente año, 30.43% de los recursos se irá a gasto no programable; en 2015 fue 21.79%

Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda. Foto: Especial
Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda. Foto: Especial

El pago del servicio de la deuda, los recursos que transfiere el gobierno federal a los estados y municipios, así como los adeudos fiscales de años anteriores, cada vez se comen una rebanada mayor del presupuesto de México, lo que limita el margen de maniobra para proyectos de inversión e infraestructura.

Para 2020, en los Pre-Criterios Generales de Política Económica, la Secretaría de Hacienda estimó que se canalizarán 1.77 billones de pesos a esos tres conceptos, que integran el gasto no programable, equivalente a 30.43 por ciento de la bolsa de recursos que se proyectó para el siguiente año.

En 2015, el gasto no programable concentró 21.79 por ciento del presupuesto total, según Hacienda.

Se trata de gastos obligatorios que el gobierno federal debe enfrentar y que no puede dejar de pagar, comentó Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Ello implica que la rebanada del pastel que se canaliza para hacer política pública y detonar proyectos productivos cada vez es menor. De 2015 a 2020 (dato estimado), esta parte del presupuesto, conocida como gasto programable, pasará de 78.21 a 69.57 por ciento, equivalente a 4 billones.

Pero en el gasto programable hay rubros que concentran muchos recursos y no necesariamente generan crecimiento. Tal es el caso de las pensiones, a las cuales se les asignará cerca de un billón de pesos en 2020, destacó Villarreal.

ESTADOS, CON LA MAYOR PARTE

En los Pre-Criterios se proyectó una partida presupuestaria de 5.8 billones de pesos para 2020, aunque los legisladores aseguran que van por un techo del gasto de 6.3 billones.

De la suma proyectada por Hacienda para el siguiente año, 16.5 por ciento (958 mil 669 millones de pesos) se presupuestó para entidades y ayunta- mientos vía participaciones. En 2015, el porcentaje fue de 12.85 por ciento.

Ante la necesidad creciente recursos por parte de los gobiernos locales, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, exhortó a las administraciones subnacionales a reforzar su recaudación tributaria. En el caso de los estados, con el Impuesto Sobre Nómina, y los municipios, con el predial.

Para el servicio de la deuda (intereses más una parte de capital), el gobierno planea asignar 13.3 por ciento del presupuesto (771 mil 696 millones de pesos). Hace cinco años fue 8.33 por ciento.

Pagar la deuda es uno de los grandes gastos del gobierno, pese a que la gran mayoría de las obligaciones financieras está en moneda nacional y a tasa fija, señaló Guillermo Mendieta, presidente de la Comisión de Auditoria Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México.

El último concepto que integra el gasto no programable son los Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores, los Adefas. Si bien es el concepto que menos recursos requiere, también van en aumento, al pasar de 0.59 a 0.64 por ciento del total del presupuesto en el último lustro.


GRÁFICO: MIGUEL ULLOA

Por Fernando Franco

edp

¿Te gustó este contenido?