En riesgo por un satélite

México debe colocar un equipo en el espacio en cinco años o quedar en riesgo en su seguridad nacional

En riesgo por un satélite

El Sistema Satelital Mexicano Mexsat quedará como uno de los proyectos inconclusos de este sexenio, y estará en manos de la nueva administración decidir si adquiere un nuevo satélite, cuyo costo ronda los 300 millones de dólares, o renta los servicios a un tercero.

México tiene hasta 2023 para ocupar la posición orbital 116.8 grados oeste que estaba asignada para el satélite Centenario, que hizo explosión durante su lanzamiento en 2015, o de lo contrario la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) podría reclamar esa posición y asignarla a otro país.

Se dejarán las bases listas para que la próxima administración tome la decisión de, ya sea comprar un nuevo satélite o bien de rentar capacidad a un proveedor externo en caso de que sea necesario, explicó a El Heraldo de México, Jorge Juraidini, director de Telecomunicaciones de México (Telecomm), entidad que opera desde tierra al sistema Mexsat.

El proyecto, que inició en la administración de Felipe Calderón entre 2010 y 2011, registra un costo que asciende a 21 mil millones de pesos y originalmente fue planeado para estar integrado por tres satélites: el Bicentenario, Centenario y Morelos 3, pero actualmente se mantienen dos en órbita, luego del accidente fallido del satélite Centenario.

El Mexat otorga servicios a las instancias de seguridad nacional como la Armada de México o la Policía Federal entre otros.

El recorte presupuestal que se aplicó durante este gobierno fue un impedimento para que se pudiera comprar otro satélite.

Originalmente, el satélite Centenario mantendría la función principal de ofrecer los servicios de comunicaciones y el Morelos 3 fungiría como respaldo de ese satélite en caso de contingencias. Una de las intenciones de tener ese respaldo era minimizar los costos de una posible contingencia, dijo Héctor Olavarría Tapia, ex subsecretario de Comunicaciones y quien participó en el diseño del proyecto en la administración calderonista.

El experto explicó que si el gobierno entrante no quiere construir un nuevo satélite que respalde al Morelos 3, podría rentar la capacidad a otras empresas, aunque ello elevaría el costo de los servicios: Ante una demanda inesperada, el mercado es abusivo y te pueden vender la capacidad más cara, dijo.

Juraidini destacó que el Mexsat opera eficientemente bajo sus condiciones actuales. Sin embargo, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) alertó en su informe 2017 que la actual situación del Mexsat representa un riesgo: La falta de un satélite en el espacio que respalde la operación del Morelos 3, como se definió en el diseño original del sistema, deja vulnerable los servicios móviles por satélite, ya que ante alguna eventualidad que comprometa su funcionamiento no habrá equipo que pueda mantener la continuidad y disponibilidad de los servicios móviles que se proporcionan a las instancias de seguridad nacional, indicó.

Por Adrían Arias

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2La Profeco implementó este programa debido a las vacaciones de verano. Foto: NOTIMEX

Profeco inicia apoyo para vacacionistas