El Banxico anticipa un menor PIB

Prevé un crecimiento de entre 1.1 y 2.1% para 2019 y una inflación a la baja

Alejandro Díaz de León,
gobernador del Banco de
México, pidió al gobierno de López Obrador cuidar las calificaciones
de Pemex y del país. FOTO: NOTIMEX
Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, pidió al gobierno de López Obrador cuidar las calificaciones de Pemex y del país. FOTO: NOTIMEX

El Banco de México (Banxico) recortó ayer, por tercera vez consecutiva, su pronóstico de crecimiento de la actividad económica del país para 2019.

El instituto central consideró que el Producto Interno Bruto (PIB) tendrá un avance anual de entre 1.1 y 2.1 por ciento en este año, cifra inferior respecto a su primer pronóstico, realizado en noviembre de 2017, en donde consideraba un avance anual de entre 2.2 y 3.2 por ciento.

El primer recorte lo realizó en agosto del año pasado, en donde consideró un rango de crecimiento anual de entre 1.8 y 2.8 por ciento, pero en noviembre volvió a ajustar su pronostico y ubicó la tasa de crecimiento entre 1.7 y 2.7 por ciento, en terminos anuales.

Durante la presentación del Informe Trimestral octubre-diciembre 2018, Alejandro Díaz de León, gobernador del Banxico, expuso que los ajustes al PIB obedecen a la incertidumbre externa, en donde prevén un menor dinamismo del comercio mundial, además de una desaceleración de la actividad económica y de la producción industrial en EU.

Respecto al escenario interno señaló que la desaceleración económica fue más pronunciada al cierre del año pasado, lo que propiciará una menor base de crecimiento para los siguientes trimestres.

Incluso señaló que para el primer trimestre de este año las expectativas de un crecimiento mayor se han reducido, debido a los problemas logísticos y de distribución de gasolinas que se hubo en enero, además de las interrupciones a las vías férreas en Michoacán y que impactaron de forma directa en la producción.

Incluso añadió posibles efectos negativos por los conflictos laborales en Matamoros y en el norte del país, una menor producción petrolera y una marcada debilidad de la inversión.

Díaz de León consideró que para alcanzar un crecimiento económico más dinámico y sostenido que permita incrementar el bienestar de la población, se requiere que se mantenga un marco macroeconómico sólido y que se corrijan los problemas estructurales e institucionales que han impedido alcanzar una mayor productividad y que desincentivan los flujos de inversión en el país.

 

Por Arturo Robles

oos

¿Te gustó este contenido?