Dos bocas, medicina contra importaciones

Tendrá la mayor capacidad de refinación con 340 mil barriles diarios de crudo

Se prevé que en 2022 las siete refinerías procesen cerca de 1 millón 863 mil barriles de crudo por día. Foto: Especial
Se prevé que en 2022 las siete refinerías procesen cerca de 1 millón 863 mil barriles de crudo por día. Foto: Especial

En medio de la celebración de los 81 años de la Expropiación Petrolera, México alista el arranque de un proyecto que busca ser la insignia de este gobierno: la nueva refinería de Dos Bocas, Tabasco, una obra que busca incrementar la producción de gasolinas en el país, pero que llega en una era en donde los autos de combustión interna tienen los días contados en varios países, y donde diversas naciones buscan transitar hacia las energías limpias.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene planeado anunciar este lunes las licitaciones para la construcción de la refinería y ha puesto la meta de tenerla lista en tres años, con inversión estimada entre 6 mil y 8 mil millones de dólares.

El nuevo complejo tendrá, según datos de la Sener, la mayor capacidad de refinación de todo el sistema, con 340 mil barriles diarios de crudo; permitirá producir 170 mil barriles de gasolina y 120 mil de diésel de ultra bajo azufre diarios; su construcción y operación permitirá generar hasta 135 mil empleos, de los cuales 23 mil serán directos y 112 mil indirectos, según estimaciones del Gobierno Federal.

Se prevé que en 2022 las siete refinerías procesen cerca de 1 millón 863 mil barriles de crudo por día; 781 mil barriles serán de gasolina y 560 mil de diésel.

El objetivo del proyecto es disminuir las importaciones de gasolina que han derivado en una alta dependencia de otros países. En los últimos cuatro años, la demanda de gasolinas creció 8 por ciento a 819 mil barriles diarios en 2018, sin embargo, Pemex produjo sólo 207 mil barriles diarios en promedio en ese año y tuvo que importar 75 por ciento para atender la demanda.

Para los expertos, el proyecto es necesario con miras hacia el futuro: La refinería tiene que ir, tiene que hacerse, porque no sabemos si las otras existentes van a funcionar de manera óptima de aquí a cuatro años, consideró Ramsés Pech, analista de Caraiva y Asociados. Opinó que debe haber una apertura en refinación para que también participen las empresas extranjeras, a fin de que Pemex no tenga toda la responsabilidad.

Para este año, el gobierno federal espera destinar 51 mil millones de pesos al proyecto, en donde 50 mil millones son para desarrollo de ingeniería, procura y construcción de plantas de proceso, y los mil millones son para estudios técnicos.

Se prevé que las licitaciones se realicen mediante licitación restringida y con candados para evitar casos de corrupción: Vamos a invitar a empresas especialistas y serias, y cuando digo serias no es porque no haya empresas así; lo que estamos evitando es empresas internacionales que tengan antecedentes de corrupción, afirmó hace unas semanas Rocío Nahle, titular de la Sener.

 

Gráfico: Paul D. Perdomo

 

 

Por ADRIÁN ARIAS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2Oro negro debe pagar 930 mdd a sus acreedores. Foto: Especial

Oro Negro va a la quiebra