Disruptores. Los Camón “enseñan los dientes”

César y Eduardo Camón, padre e hijo, crearon el primer holding de servicios odontológicos en México, Capital Dental, desde 2011

César y Eduardo Camón
César y Eduardo Camón. Foto: Leslie Pérez

A los dentistas los enseñan a curar, no a hacer negocios. Pueden hacer dinero gracias a sus habilidades y reputación, conocer famosos y aparecer en anuncios de Colgate, y nada más.

Así pensaba el dentista César Camón hasta que su hijo Eduardo le mostró que había más valor del que había experimentado en 40 años de práctica. Pero había que pensar en grande.

Nos hemos dado muchos golpes, (…) estamos corriendo un riesgo, pero… ¿si pega?, recuerda César sentado al lado de Eduardo, socios y cabeza de Capital Dental desde 2011, el primer holding de servicios odontológicos en México.

Apartándose de la empresa tradicional de odontología, construida con base en grandes números de consultorios bajo un solo nombre, Capital Dental, tiene dos ramas: es una operadora de servicios para dentistas que incluye laboratorios, certificaciones y actualización, entre otros, y también una operadora de clínicas dentales multiformato con centros odontológicos especializados, unidades móviles y renta de consultorios.

Le metimos mucha estructura de negocio. Se carecía de eso, no en la gestión clínica, en la que mi papá es uno de los mejores dentistas de México, dice Eduardo.

Tras meses de ensayo y error, Capital Dental encontró el éxito en la atención empresarial.

César y Eduardo Camón
César y Eduardo Camón. Foto: Leslie Pérez

Hoy día entre sus clientes se cuenta a grandes conglomerados como Bimbo, Alstom y GM, o instancias de gobierno como el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, lo cual hace que la división de clínicas represente el 60% de los ingresos de Capital Dental.

Eduardo Camón platica que a las empresas se les explica que la atención preventiva reduce en 85% el costo de intervenciones por enfermedades bucodentales de los empleados, muchas veces pagados vía seguros dentales.

Y las empresas acaban por entenderlo. Hoy, esta empresa familiar tiene crecimientos anuales superiores al 20% y se cuida de perderse en un crecimiento desordenado.

ODONTÓLOGOS, UNÍOS

Otra faceta de Capital Dental es la asociación con consultorios ya establecidos en los que la empresa adquiere el 25% y recibe parte de los ingresos generados. Mediante esta sociedad, Capital Dental le asegura a los odontólogos un róster continuo de clientes, actualización profesional y consejería empresarial.

El próximo gran proyecto de la empresa es el inicio de operaciones de Check In Dental, que serán espacios de coworking para odontólogos que no tengan recursos para la adquisición de equipo y espacio.

Mediante el pago de membresías todo incluido en la primera sucursal próxima a abrir en la Narvarte Poniente, estos profesionales podrían ejercer su profesión sin la necesidad de una inversión millonaria.

Eduardo Camón
Eduardo Camón. Foto: Leslie Pérez

Eduardo explica que 85% de los odontólogos no tiene un consultorio propio, por lo que esta nueva faceta representa una gran oportunidad para crecer.

Cada vez la competencia es más ruda, es más difícil montar un consultorio, entonces lo que buscamos es que para ellos les sea mucho más rentable, dice.

Además, ofrecen cursos de marketing, contaduría y estructura financiera mediante la di- visión Odonto Coach.

Según Eduardo, la motivación detrás de esto es el empoderamiento del odontólogo, volverlo empresario y regresarle su independencia financiera.

Es lo que le da sentido a la empresa. A través de los años aprendimos que las reglas en la odontología van a cambiar. Me di cuenta que el dentista no está capacitado para hacer negocios, deja que grandes grupos (empresariales) lleguen a cambiar las reglas y a poner todo a su favor, incluso despedazando a muchos dentistas del país.

Lo que estamos haciendo es generar un frente común para que el negocio vuelva a caer en las manos del dentista, dice Eduardo, y su padre añade: Hemos sangrado, pero, es la única manera de crecer, de pensar más como empresarios.

POR ERICK RAMÍREZ

ERICK.RAMÍREZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX

¿Te gustó este contenido?