Cuesta al año 5 mil mdp el robo de gas LP

Desde 2017 ha habido un incremento en el mercado negro de este energético

FOTO: Cuartoscuro
FOTO: Cuartoscuro

El mercado negro del gas licuado de petróleo (LP) tiene un valor estimado de 5 mil millones de pesos al año, y su sofisticación es tal que las pipas son clonadas de tal forma que es difícil detectar una legal de una con el combustible robado.

Empresarios expendedores de gas LP, vendedores y analistas en seguridad coinciden en que en los últimos dos años, en especial desde 2017, ha habido un incremento en el mercado negro de este energético.

 

 

Rubén Salazar, director general de Etellekt, firma dedicada al análisis de seguridad y riesgo, comentó que desde 2015 han venido alertando sobre la capacidad de los huachicoleros del gas LP para extraer de ductos. Y, agrega, este mercado se ha vuelto más prolífico desde el año pasado cuando se liberó el precio del gas LP, y comenzó a aumentar hasta alcanzar un incremento de 48 por ciento frente al 2016, según el INEGI.

Asegura que de acuerdo a información de Pemex, en 2015 la cantidad de gas LP que se perdía en sus ductos era de 2 mil 400 barriles diarios. Al cierre del año pasado esa cifra aumentó a 6 mil 600 barriles.

 

 

Según cálculos de Etellekt este combustible representó el año pasado un valor de mercado de 5 mil millones de pesos en 2017, de los cuales el crimen organizado se embolsaría 3 mil millones de pesos, al venderlo por debajo del valor de mercado.

Representantes de asociaciones de distribuidores se han quejado de este fenómeno. Víctor Figueroa, director de la Asociación de Distribuidores de Gas LP (Adigas), dijo que los comercializadores legales no pueden competir con el mercado negro.

 

 

Estimaciones de la Asociación Mexicana de Distribuidores de gas licuado y empresas conexas (Amexgas) arrojan que en los estados donde el delito es más grave, Puebla, Veracruz y Tlaxcala, los vendedores pierden 40 millones de pesos al mes.

Ante el crecimiento del problema la Policía Federal ha aumentado operativos de inspección. No obstante, Figueroa denunció que la falta de un protocolo adecuado para la verificación ha causado que se detengan a las pipas legales.

 

 

PRESIONES

Guillermo Vázquez opera una pipa de 2 mil litros de gas LP, con la cual vende el energético en la delegación Gustavo A. Madero. Contó a El Heraldo de México que si bien no ha visto distribuidores ilegales, sabe de su presencia en la zona, y desde septiembre de 2017 es más común escuchar sobre piperos que no tienen contrato con las empresas distribuidoras. Si no lo compran al distribuidor como nosotros, tiene que ser que lo sacan del ducto, infirió.

Miguel Ángel García, vendedor del gas LP, sí ha visto las unidades piratas. Aseguró que detectarlas a simple vista es prácticamente imposible.

Según García, los vendedores ilegales se concentran más en el norte de la CDMX, y el Estado de México, y lo ofrecen principalmente a usuarios de alto consumo como transportistas. Comentó que hay predios, por ejemplo por Texcoco, donde llegan pipas de diferentes marcas a vender a vehículos.

Por Ender Marcano

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Mer K-2Foto: Especial

Los autos en EU, 20% más caros