CRE, omisa ante ordeña de combustible

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) tiene en sus manos la potestad para mitigar la venta de combustible ilegal, pero aún no lo ha hecho

Toma Clandestina. Foto: Cuartoscuro
Toma Clandestina. Foto: Cuartoscuro

Una gota de gasolina robada en un ducto de Pemex puede moverse sin ser detectada, burlar los impuestos que debe pagar y hasta llegar a una estación de servicio formal, para luego rodar libremente por las calles del país. No tiene marcas que indiquen su procedencia ilegal. La Comisión Reguladora de Energía (CRE) tiene en sus ma- nos la potestad para establecer el marcaje de los combustibles, mitigar la venta de combustible ilegal, pero aún no lo ha hecho.

El Heraldo de México buscó insistentemente a los representantes de la CRE para conocer su versión de este asunto que se ha convertido en tema de seguridad nacional, sin tener respuesta hasta el cierre de esta edición.

Para acreditar la procedencia lícita de los hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos, la CRE puede emitir disposiciones administrativas de carácter general aplicables al marcado o trazado de los productos, de acuerdo con el artículo 57 del Reglamento de las actividades establecidas en el Título Tercero de la Ley de Hidrocarburos.

Pero no lo ha hecho.

Dicha disposición fue publicada el 31 de octubre del 2014 en el Diario Oficial de la Fede- ración, pero no fue la única.

El 12 de enero del año pa- sado la propia CRE emitió la resolución RES/899/2015, en la cual se establecieron las disposiciones administrativas para los servicios de almacenamiento y distribución por ductos de petrolíferos y petroquímicos.

En la misma, en el apartado 10 (Disposiciones finales), se estipula: Los Permisionarios y Usuarios deberán sujetarse a las disposiciones administrativas de carácter general que expida la Comisión (…) aplicables al marcado o trazado de productos que permita acreditar la procedencia lícita de los Petrolíferos y Petroquímicos.

Es decir, en el momento que la CRE haga pública una obligación al respecto, todos los actores del sector, públicos y privados, deberán apegarse a la misma.

Pero no lo ha hecho.

Es curioso que pudiendo aplicar el marcaje de las gasolinas no lo hayan hecho. Si bien no es una solución a la ordeña, es un instrumento para mitigar el problema, dice Fluvio Ruiz, analista en materia energética y ex consejero independiente de Pemex, a El Heraldo de México.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, dijo hace un par de semanas en entrevista con este diario que las autoridades ya habían detectado en gasolineras formales la presencia de combustible robado a Pemex.

Explicó que las autoridades trabajan para aplicar tecnologías sofisticadas, como los marcadores de combustible, para mitigar la situación. Los trazadores o marcadores, como adelantó El Heraldo de México, son sustancias químicas que permiten saber qué combustible es legal. Con unas cuantas gotas en las pipas es posible rastrear y realizar operativos en gasolineras para confirmar la procedencia del producto.

Desde Pemex comentan que las pruebas piloto de marcadores forman parte de un programa de acciones integrales que se llevan a cabo dentro de la estrategia contra el robo de combustibles.

No es la primera vez que en el país se plantea la idea de usar marcadores en las gasolinas para certificar su procedencia. A principios de la década pasada también hicieron en pruebas, pero en 2005 desde Pemex Refinación sostuvieron que la tecnología era muy costosa. No obstante, las circunstancias son muy distintas 12 años después. Con la liberación en el mercado de las gasolinas el traslado de los costos hacia el precio final del producto se puede hacer con mayor facilidad, señala Ruiz.

Rubén Cruz, socio líder del sector Energía y Recursos Naturales de KPMG, dice que los marcadores es un elemento que debe estar para tener certeza de la procedencia.

¿Te gustó este contenido?