Corrupción, el pendiente en el TLCAN

Proponer modernización, más que una renegociación, eso es bueno, dice Serra

Jaime Serra, ex secretario de Comercio. Foto: Pablo Salazar.
Jaime Serra, ex secretario de Comercio. Foto: Pablo Salazar.

Jaime Serra, ex secretario de Comercio de México en los años 90 y responsable de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, propone a los gobiernos de México, Canadá y Estados Unidos incluir un acuerdo de anticorrupción en la modernización del pacto comercial trilateral.

En entrevista con El Heraldo de México, el ahora presidente de SAI Consultores considera necesario que las empresas canadienses, estadounidenses y mexicanas que operan en la región deberían tener las mismas reglas sobre este tema.

Un acuerdo anticorrupción no solamente pondría reglas legales, sino que le daría mucha competitividad y transparencia a la región y a los negocios frente a otros países del mundo que todavía tienen muchos problemas. México, en particular, tiene muchos problemas y esa sería una forma de empezar a corregirlos, dice en entrevista.

Comenta que un acuerdo anticorrupción regional tiene una justificación económica, puesto que las reglas en la materia ayudarían a los negocios y al comercio en la región norteamericana.

Jaime Serra asegura que el hecho de que el gobierno de Estados Unidos habla de una modernización del TLCAN en lugar de una renegociación como lo había planteado en un principio, es una buena noticia.

Reitera que después de 23 años de la entrada en vigor del TLCAN, es necesaria una modernización, más que una renegociación.

Han cambiado las cosas. Hay una oportunidad muy buena de modernizar e incorporar nue-vas materias y nuevos temas al tratado.

Sin embargo, dice, todo el origen de esta renegociación surgió de un debate político con tintes muy proteccionistas.

Hay que ser particularmente cuidadosos en no dar entrada a esas medidas proteccionistas que atentarían contra los logros y alcances del tratado y contra la competitividad de la región de América del Norte, dice durante la entrevista.

Recuerda que México, Estados Unidos y Canadá están del mismo lado de la mesa de negociación porque hace 23 años, se logró eliminar barreras de entrada y salida a los agentes económicos, a la inversión, a la producción y a los productos y servicios.

Serra indica que más de la mitad del comercio mundial se hace a través de acuerdos similares al TLCAN. En ese sentido la competencia ya no es entre países, sino entre regiones.

Esta negociación debe tener el objetivo claro de incrementar la competitividad de la región. Me parece que eso es absolutamente incompatible con la introducción de cualquier instrumento proteccionista, afirma. Los productos están cruzando las tres fronteras todo el tiempo. Si cada vez que un producto cruza una frontera vamos a ponerle un arancel, ese producto nunca va a ser competitivo y va a afectar al consumidor. Y remata: En lo poquito que pueda ayudar, lo haré. Estoy convencido de que ésta es mi obligación como ciudadano.

Por Pierre-Marc René

¿Te gustó este contenido?